Los hermanos Valerón, la magia del Sur

CompartirPasion_portadaHermanosValeron

@JaviCanarion y su admiración a los hermanos Valerón, la magia del Sur

Duende: Encanto misterioso e inefable. (R.A.E.)
Embrujo: Fascinación, atracción misteriosa y oculta. (R.A.E.)
Arte: Virtud, disposición y habilidad para hacer algo. (R.A.E.)

Se comenta que éstas son tres características que se dan con mayor frecuencia en el sur que en el norte de la Península. En Gran Canaria, el continente en miniatura, parece que pasa algo similar. Es en el sur de la isla donde reside el arte, el embrujo y el duende. Concretamente en un pequeño pueblo pesquero del Sur, cuyo nombre, según se cuenta, proviene de marineros del Norte en escala hacia América, en tanto que Argin-Egin significa “dame la luz” en vascuence.

Arguineguín es un típico y tranquilo pueblo de pescadores, dependiente del mar, con su Virgen del Carmen como patrona, con 25 mil habitantes, y situado entre los enormes complejos turísticos sureños de Maspalomas/Playa del Inglés y Puerto Rico/Puerto de Mogán, 65 kilómetros al sur de la capital, Las Palmas de Gran Canaria. Sur, por tanto, en estado puro.

En sus tranquilas calles y plazas comenzaron a patear un balón dos hermanos: Juan Carlos y Miguel Ángel Valerón Santana.

http://CompartirPasion.com: Los hermanos Valerón - Miguel Ángel Valerón

@CompartirPasion

En el año 1997 ambos jugaban en el primer equipo de la U.D. Las Palmas. Miguel Ángel, el mayor, contaba con 24 años, y Juan Carlos con 22. Aquella temporada con la UD en Segunda División, se realizó una magnífica campaña en la Copa del Rey, donde se llegó a Semifinales para enfrentarse al F.C. Barcelona.

Había muchas ganas de eliminatoria en Las Palmas, pues el Barça de Cruyff jugador fue el equipo que 20 años antes había privado de ganar un título a la U.D. en la final de la Copa del Rey. El Barcelona venía de Cuartos de eliminar remontando a un Atlético de Madrid en el que Pantic marcó 4 goles, aunque no les sirvió para superar la eliminatoria. La U.D, aunque obviamente inferior al Barça, y en Segunda División, tenía la moral a prueba de bombas tras superar una dura eliminatoria frente al Español.

El partido de ida disputado en el estadio Insular de Las Palmas fue extremadamente violento por parte azulgrana. Guillermo Amor lesionó al joven lateral Manuel Pablo, internacional y ahora en el Dépor, y en su lugar saltó al campo Miguel Ángel Valerón. Con diferencia, el mejor de los dos hermanos. No sólo poseía la elegancia de su hermano menor, sino que le sumaba una rapidez y explosividad de la que su hermano carecía. Además, el mayor de los dos sí parecía tener sangre en las venas. Hacia el minuto 65, cuando Miguel Ángel trataba de controlar un balón suelto tras combinar con el Turu Flores, el lateral barcelonista ‘Chapi’ Ferrer le hizo una de las entradas más criminales y salvajes que haya visto en un campo de fútbol. El posterior y frío diagnóstico: Rotura de peroné, cápsula articular, ligamento tibio peroneo y ligamento deltoideo. La consecuencia para Miguel Ángel: el fin de la carrera como futbolista. La consecuencia para Ferrer: tarjeta amarilla y el pase a la final, pues tras la terrible lesión y con la U.D. aún incrédula y traumatizada, El Barça se llevó el partido por 0-4, con dos goles de Ronaldo Nazário, y posteriormente la final, 3-2, con Figo en plan estrella, frente al Real Betis.

http://CompartirPasion.com: Los hermanos Valerón - Miguel Ángel Valerón, en un partido

@CompartirPasion

Años más tarde Miguel Ángel declararía que vio el hueso del tobillo sobre su piel. Que no se explica por qué no retiró la pierna, pero no entendía (ni él ni nadie) cómo podía Ferrer realizar una entrada con los dos pies por delante en el aire. El mejor jugador que había parido las islas Canarias desde Luis Molowny y Germán Dévora quedaba inutilizado para el fútbol. Tuvo una tentativa en el filial del Mallorca cuando Juan Carlos fichó por el equipo balear, pero sólo llegó a jugar algún minuto sin trascendencia. Jubilado de la profesión para la que había nacido a los 24, actualmente es profesor de golf en Gran Canaria, cerca de Maspalomas. El Sur, siempre en el Sur…

Afortunadamente Arguineguín y el Sur parecen una cantera inagotable de talento. Su hermano menor Juan Carlos siguió destacando y a final de esa temporada fichó por el Real Mallorca, en ese momento en primera, donde cuajó una gran temporada.  Como perla dejó para mí su mejor gol [Gol de Valerón al Athlétic]. Su buen hacer en el Mallorca le permitió fichar por el Atlético de Madrid, con el que descendió sin desplegar su mejor fútbol dentro de la inmolación total del Atleti en aquella época. Tras el descenso, tomó el rumbo a La Coruña, para jugar en el Deportivo, donde lleva 12 maravillosos años dando clases de fútbol a compañeros y aficionados.

Sin embargo Juan Carlos, muy fiel a su tradición familiar, en el mejor momento de su carrera, pieza clave en la Selección española, y siendo uno de los mejores centrocampistas del mundo, se lesionó de gravedad. En 2006, con 31 años, sufre la temida rotura del cruzado, que a esa edad le habría derrotado y obligado a retirarse. Pero él es de otra pasta, paciente como buen canario, casi zen a ojos de un peninsular. Resignado, pero determinado a continuar, tras pasar un calvario de lesiones y algún entrenador (Lotina) que no confió en su recuperación, ha vuelto a la titularidad en La Coruña, convirtiéndose, por supuesto, en el mejor jugador de su equipo. Ahora, a sus 36 años, sigue dando clases de fútbol a gente como su compañero en el Dépor (y paisano de Arguineguín) Aythami Artiles.

http://CompartirPasion.com: Los hermanos Valerón - Juan Carlos Valerón, con la Unión Deportiva

@CompartirPasion

En Las Palmas nos hacíamos cruces pensando que con el pasar de los años, quizá el Dépor no lo necesitara, y Juan Carlos pudiera volver a la isla que le vio nacer. Ahora se escuchan sólo suspiros porque es demasiado tarde para su regreso. Y así será mientras la villa sureña vigila con mimo y anhelo a Manu Valerón, sobrino y continuador de los hermanos, que con 19 años sigue los pasos de sus tíos mientras entrena con la Unión Deportiva Las Palmas. Pero mientras llega, la afición canariona esperaba como si fuera un regalo el poder ver en directo de nuevo con la camiseta amarilla a Juan Carlos, un artista de su profesión:  como Velázquez pintaba, como Da Vinci creaba, como Paco de Lucía toca su guitarra, como Fidias esculpía, como José Tomás torea, Valerón juega al fútbol. Con una habilidad sobrenatural, mágica, bella en su ejecución.

Juan Carlos se distingue de muchos otros futbolistas porque su habilidad es innata, no aprendida. Habría sido igual de buen jugador sin haber pasado por canteras, juveniles, alevines… Quizá no con el físico para jugar al primer nivel, pero sí con toda su elegancia, su arte, su fútbol de salón y esmóquin. Ver a Valerón jugando es contemplar un vals en Viena. Como algún sereno fenómeno natural que nos deje atónitos. En la sencillez con la que ejecuta cada jugada reside su secreto. Hay muy pocos fubolistas pasados, presentes y futuros que puedan decir esto. Del pasado me vienen a la mente Maradona, Mágico González o Laudrup. Y en la actualidad desde luego sólo Xavi, Iniesta y Silva. Creo firmemente que si a estos tres les sumamos a un Valerón más joven y en plenitud, las posesiones de España serían en torno al 90% en cada partido.

Pero no pasemos por alto el tercero de los nombres. David Josué Jiménez Silva, la gran frustración de la Liga española por haberle dejado escapar. Silva, como llaman en la radio, el guardián del tiqui-taca. Silva, nacido en 1986. Silva, jugador con toneladas de arte, embrujo y duende. Silva, natural de la mágica villa del Sur. Silva, el actual orgullo de Arguineguín, el muy digno heredero natural de los hermanos Valerón.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos en los bares, o en twitter @JaviCanarion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

5 Responses to Los hermanos Valerón, la magia del Sur

  1. Anónimo dice:

    CONOZCO ALGO A LOS HERMANOS JUAN CARLOS Y MIGUEL ANGEL.- SOY FERNANDO
    DE HUELVA . SI COMO FUTBOLISTAS FUERON Y SON BUENOS COMO PERSONAS NO TIENEN CALIFICATIVO. UN ABRAZO.

  2. […] Canarias, es heredero de una genial estirpe de jugadores grancanarios habilidosos que inauguró don Juan Carlos Valerón Santana, recientemente retirado en la UD Las Palmas tras haber contribuido a su salvación, y David […]

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe