Valencia CF: Chaquetas de quita y pon

http://CompartirPasion.com: 25/04/09 VALENCIA CF - FC BARCELONA

@daarsan en Valencia nos narra su opción de escoger los colores blanquinegros del Valencia CF.

Sábado por la mañana, vuelvo a mi ciudad natal. La urbe que me vio nacer, crecer y aquella en la que vi mi primer partido hace ya unos cuantos años.
Curiosamente, aquel primer partido no fue para ver al equipo de mis amores, sino más bien a su “archienemigo”. El equipo decano de la ciudad, un equipo humilde y forjado en el espíritu del trabajo pero que, curiosidades de la vida, no adoptó el nombre de la ciudad.
Por aquel entonces, este noble deporte no era más que una excusa para pasar las tardes de domingo entretenido viendo como pateaban una pelota un puñado de señores mayores jaleados por una masa ruidosa y exaltada. Al día siguiente, cual ratón de biblioteca, devoraba ávido de curiosidad las crónicas deportivas del partido y del resto de la jornada, prestando especial atención al otro equipo de la ciudad, portador con orgullo en el centro del escudo del nombre de la capital del Turia.

Los años pasaron y, aunque tarde, mi afición por el equipo que portaba el nombre de mi ciudad floreció cual naranjo en flor impregnando en mí un dulce aroma a flor blanca de azahar, resaltando sobre el negro pelaje de los seres nocturnos que revoloteaban por el estadio las cálidas noches de partido. Esos mismos seres que forjaron leyendas en tiempos del rey Jaume I, conquistador de la capital del reino y admirador de aquellas bestias dueñas de la noche.

El porqué de aquella pasión repentina y desenfrenada por los colores blanquinegros es difícil de explicar, sin un entorno familiar con predilecciones futbolísticas, sin compañías fanáticas de ningún club y por simple generación espontánea, la marea blanquinegra arrasó las tranquilas e inocentes costas de mi niñez. Dieciséis años de sequía de títulos, que serían diecinueve; alejados de las mágicas noches europeas y con competiciones ligueras que transcurrían con más penas que gloria no eran el mejor de los escaparates; pero la pasión que despertaba en mí aquel equipo plagado de figuras que sólo permanecerían en la memoria de mis compañeros de fatiga en la antigua acequia de Mestalla no conocía límites.

Mucha gente se preguntaría, ¿por qué seguir a un equipo que seguramente me daría más disgustos que alegrías? ¿Por qué no elegir el camino fácil de elegir equipos mucho más laureados, con más “solera”? Y es ahí donde cabe preguntarse, ¿necesitaba ese dulce sabor del sentirse ganador de algo? Independientemente de saber que no tenía nada en común con él. Siempre estuvo claro, un rotundo NO. Si alguna vez el destino me premiaba con las dulces mieles del éxito, si alguna vez tenía que llorar de alegría al son de “We are the champions”, debía de ser con la alegría de saber que mi ciudad estaba en lo más alto, que cuando gritara con todas mis fuerzas fuese para decir el nombre de mi ciudad, allá donde nací y crecí, aquella que me dio la oportunidad de ser lo que soy. Y sabiendo que si el destino se olvidaba de mi dándome la espalda, yo no haría lo mismo con los míos; sino que debía llevar siempre en mis pensamientos a mi ciudad, a mi tierra; portando con orgullo la bandera de que me representó cuando no sabía porqué corrían veintidós personas detrás de una pelota.

Elegí una vez, no por los títulos, no por la gloria, sino por lo que soy; nacido y criado en Valencia, orgulloso de ello y orgulloso de quien hondee la bandera de mi tierra, me puse esta chaqueta y siempre la llevaré, haga frío o haga calor; suene el himno de la Champions o juguemos en tercera. Yo seré grande o no por mis actos, por mi familia, por mis amigos, por lo que soy para ellos; pero nunca por lo que es el de al lado. Un pueblo que olvida quien es, está condenado a desaparecer.

Aquellos que conozco que portan banderas importadas de tierras que no les corresponden, que llevan chaquetas que compraron a base de vender su alma, abogan convencidos que nunca celebrarían un título, que ni siquiera llegarían a una final, pero como dicen en mi tierra: “tota pedra fa paret” (toda piedra hace pared) y estoy seguro que si aunaran sus fuerzas para levantar a los suyos, no habría techo para ninguno de ellos.

@CompartirPasion

CompartirPasion.com nace como una web/blog llena de pasión, como bien muestra a través de las opiniones de sus columnistas, los cuales son aficionados y forofos del deporte (principalmente) como lo puedas ser tú. Desde http://CompartirPasion.com remarcarmos la importancia del civismo y respeto que debemos defender en la rivalidad. Porque es bonito defender con pasión las opiniones de uno, amarlas, pero siempre por muy dispares que sean a las de otro, atenderlas y compartirlas. Creemos en el debate por muy forofo que sea, durante la previa, el partido, y por supuesto el postpartido, por mucho que nos encendamos. Por ello decidimos arrancar este sitio, para que disfrutes con nosotros seguidor y apasionado del deporte. Twitter: @CompartirPasion Facebook: http://www.facebook.com/CompartirPasion.com Canal Youtube: http://www.youtube.com/user/CompartirPasionCom/videos http://CompartirPasion.com

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTube

One Response to Valencia CF: Chaquetas de quita y pon

  1. ¡AMUNT VALENCIA, compañero! ¡Muy emotivo!

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe