Bilbao rojiblanca al amanecer

CompartirPasion_Bilbao_Rojiblanca

@javicanarion visita Bilbao previo al partido de la Copa del Rey con el Barcelona

Domingo 22 de mayo, 8 de la mañana. Mi primera visita a Bilbao, exceptuando hace años una emergencia. La niebla francesa que impedía despegar a mi avión me llevó de París a Madrid con una escala fugaz en Bilbao: de Sondica a Termibús, del aeropuerto a la estación de guaguas en 15 minutos. Tras un fin de semana apoteósico en compañía de dos canariones, un madrileño y un vasco me veo solo, despidiéndome de la ciudad dejando que los últimos vapores del chacolí y el ron se vayan por las alcantarillas de la ciudad al ritmo que marca la incesante lluvia que en Bilbao es más que una bendición.

Tras dormir dos de las últimas 48 horas hay algo que me hipnotiza, que me impide volver al hotel a descansar. Me encuentro en Bilbao-Abando, cerca de la estación de trenes, y noto que los bilbaínos, algunos mayores que se levantan a por el pan, y otros jóvenes que vuelven acompañados y sonrientes o solos y rumiando su mala fortuna me miran con extrañeza. Llevo 20 minutos calado hasta la médula mirando alelado un cartel muy simple, cubriendo toda la fachada de un edificio funcional de la plaza de Abando. Es un cartel enorme, rojo y blanco, con una leyenda impresa en negro con sólo una palabra, impresa con letras a prueba de miopes: ¡AÚPA!

He tenido la suerte de visitar el Bocho, patria del calimocho, entre finales: la de la UEFA, que perdieron con justicia, y la de la Copa del Rey, que mañana se juega en el Vicente Calderón, muy cerca de donde estaré viéndolo por la tele, degustando un ron Arehucas. Digo he tenido la suerte porque en Bilbao vi cómo se respiraba fútbol, se vivía el fútbol. Cada tienda, establecimiento, o bar, estaba adornado por una o varias banderas rojiblancas. Cada edificio tenía su bandera, dos metros de ancho y siete pisos de alto, o individuales en los balcones. El aeropuerto, la estación de trenes, la ría, Abando, Moyúa, el Casco Viejo, Bilbao La Vieja, Zubalburu, Inchaustu… en cualquier dirección que se mirase sólo se apreciaba el color rojo y blanco, fundido con el gris del cielo, que le daba un aire a la ciudad místico, distinto, futbolero, añejo.

http://CompartirPasion.com: Athlétic de Bilbao - Copa del Rey

@CompartirPasion

Tuve la oportunidad de hablar con mucha gente allí (la mayor parte, chicas, que no soy idiota), y todos conseguían transmitir la ilusión por volverse a sentir importantes, por volver a ganar algo. Una generación que sólo ha podido ver a un capitán levantar un trofeo (el último, Dani en 1984) en sus vídeos Beta, VHS, o ahora en YouTube. También sus miedos, sus temores tras el varapalo sufrido frente al Atlético de Madrid, y, puesto que es una ciudad tan taurina, por tener que lidiar con un Miura mañana en el Calderón. Emociones tan fuertes como la ilusión y el temor se transmiten de persona a persona como si fuera electricidad a través de un cable de cobre. Por ello mañana viviré el partido con tensión, como si una pequeña parte de mi ilusión estuviera flotando sobre la gabarra el sábado en el Nervión.

No sé qué pasará mañana. El favorito es el Fútbol Club Barcelona. Pero como admirador del sentimiento futbolero bilbaíno, que tuve oportunidad de vivir el fin de semana pasado, y qué cojones, porque soy madridista y juegan dos equipos españoles, espero y deseo que mañana gane el Athlétic Club de Bilbao. Y que no empañen su victoria con los pitos a mi himno, que también es su himno, y el de los catalanes. Que haya un buen partido y esta vez no tiene que ganar necesariamente el mejor. Que gane el Athétic. Que se escuche de nuevo el rugido de los leones en El Bocho. ¡Aupa, Athlétic!

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

One Response to Bilbao rojiblanca al amanecer

  1. Pau dice:

    Tuve la oportunidad de hablar con mucha gente allí (la mayor parte, chicas, que no soy idiota)--> JAJAJAJ

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe