Recuerda limpiar siempre tus zapatos

CompartirPasion.com: Pellegrini - Málaga

@LeivaJimenez hace un repaso a la actuación de Manuel Pellegrini en el Málaga desde que abandonó el Real Madrid.

Supongamos que tenemos trabajo (que ya es mucho suponer). Supongamos que nuestro trabajo depende directamente de un ordenador y su correcto funcionamiento. Que tu rendimiento es directamente proporcional a la estabilidad de esa maldita, para muchos, máquina. Sabes que un ordenador obsoleto podría ralentizar tu trabajo, ser menos productivo, e incluso causar frustración y desmotivación ante los resultados que podrían obtenerse, y no se consiguen. Sin embargo ahí sigues, haciendo lo que puedes y capeando el temporal con los medios que tienes, intercalando quejas a tu jefe, en su opinión, infundadas. Pronto te conviertes en el llorón de tu empresa. Sabes que con una pequeña inversión en tu equipo de los años 80 los beneficios podrían ser mucho mayores que los que se están obteniendo. Por Dios, las cosas cuando parecen sencillas…¡la mayoría de las veces realmente son sencillas!. Tu jefe puede estar pensando que su trabajo es más importante que el tuyo y su tiempo más valioso, y que tu trabajo, al ser meramente técnico, no debe tenerse en consideración, por lo que puede correr el riesgo de pensar que, aun siendo el especialista en tu área, no tienes ni idea.

Finalmente, cambias de empresa y das con un jefe que te toma en consideración, y toma decisiones contando contigo, dándote simplemente la responsabilidad que te mereces, sin ningún tipo de complejo de inferioridad y síndrome de “paraquelevoyapreguntaraeste”.

De repente, con el tiempo, te conviertes en parte de la competencia de tu antigua empresa (jefe cacique incluido), y te ves las caras con tus antiguos superiores de igual a igual. Imaginad vuestra cara de satisfacción y lo que deberíais sentir. Te das cuenta de que la percepción de que las cosas se estaban haciendo mal se convierte en certeza.  También te das cuenta de que lleva al lado un individuo, que pasó a ser tu sustituto a los pocos días, con unos zapatos más limpios de lo que tú los llevabas, y que este individuo se pasa muchas horas delante de otra máquina, la del café con él, más que hacer el trabajo que le corresponde. Sin embargo tu jefe está mucho más contento, porque su nuevo subordinado no se queja. Bueno sí, se queja de y ante todos menos del que le da de comer. ¡Ey! Pero este nuevo viene con referencias y va a cobrar mucho más, ¿por qué no lo va a hacer mucho mejor? Te das cuenta que este sustituto, ironías de la vida, lleva los zapatos limpios porque su jefe en persona le saca brillo. El mundo es muy pequeño. Tú trabajo ahora está mejor remunerado  y con un grado de reconocimiento nunca visto anteriormente, y un sentimiento de realización equiparable al que sientes cuando metiste tu primer gol en un partidillo de patio de colegio.

Pues bien, este empleado existe y se llama Pellegrini. Un empleado incómodo, aunque correcto, tanto en sus actuaciones como en sus declaraciones. Capaz de hacer pensar que quizás algún día, como parte de la afición madridista, nos equivocamos. Con el mismo sentimiento que cuando dejas una novia de toda la vida con la esperanza de encontrar a alguien mejor, y te das cuenta que te come por dentro ver que está de puta madre con otro tío, peor en apariencia, aunque lleva pantalones rotos y casi no se peina. Puede ser egoísmo. No encajas conmigo, pero joder, no deberías encajar tan bien con otro, y sobre todo… mírale, ¡nunca lleva zapatos que limpiarse!

El club del Málaga comenzó una relación seria con su afición hace 15 años cuando perdió 1-0 ante el Almería en un partido del grupo IV de Segunda B, y la semana pasada, con otro 1-0 ante el Milan en partido de la Champions, van camino del altar.

Ese empleado, llamado Pellegrini, quedó el otro día para charlar y tomar una caña con un ex-compañero de esa empresa tan desastrosa, y el descontrol que la gobierna, entre risas. Este otro antiguo empleado piensa igual que él, aunque trabajó unos años antes ocupando exactamente el mismo puesto. Ahora a los dos les va mejor, a Pellegrini y a su compañero, al que un día también le presentaron la carta de despido, un tal Del Bosque.

Quejas, insultos, abrazos en Twitter @LeivaJimenez y/o @CompartirPasion, y un saludo a todos los jefes que no miran el brillo de los zapatos

@LeivaJimenez

Originario de tierra árida de fútbol, creo que mi principal aportación será la objetividad, ¿objetividad y racionalización en un portal que lleva incluido la palabra “Pasión” en su dominio? What the fuck! Pues sí, me he encomendado la ardua tarea de racionalizar la pasión, medir los decibelios de los vítores de ánimo, cuantificar las lágrimas en una derrota por litros y reirme de los enfados provocados por una debacle causado por la mala suerte en ataque. Convertirme en la antítesis de la razón de ser de este portal, la pasión. No me mueve la pasión desbocada, la pasión sin cabeza, y puedo incluso controlarla y ser frío en el planteamiento, llegando a racionalizarla. ¿Esto en que me convierte dentro de este proyecto? En alguien que no ve las cosas blancas o negras, blancas aunque le hayamos metido fuego, sino me considero con la virtud de que incluso puedo sacar el porcentaje de cada color que puede conformar el gris resultante mezcla de varios puntos de vista. Y no solamente de buscar un equilibrio entre dos puntos de vista, sino añadir un tercero igualmente planteable y discutible. Al provenir de tierra no futbolística, y como a mucha gente le pasará, nos acogemos a algún equipo mayoritario, en mi caso el Madrid. Pero como he dicho, sin que la pasión me ciegue, pero sin perderla de vista. Soy del Madrid siempre que haya cerveza y amigos. Al fin y al cabo lo que hizo Michel con Valderrama no fue movido por la pasión, y soy uno de los pocos que vio una táctica (no muy ortodoxa) de distracción en ataque, pero al fin y al cabo, formaría parte del mundo del fútbol.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

One Response to Recuerda limpiar siempre tus zapatos

  1. Yo también pienso que nos hubiera ido mejor con Pellegrini. El Real Madrid hubiera ganado en juego y en señorío, esa cosa que a Mou se la pela…

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe