Gigi Meroni: El Best italiano del Torino que no pudo regatear a la muerte

Gigi Meroni: El Best italiano que no pudo regatear a la muerte con su gallo

@JLMorenoGhersi nos presenta a Gigi Meroni, uno de los jugadores legendarios italianos del Torino, que tuvo un final trágico en la vida.

1943. Aquel fue el año en el los nazis se rindieron en Stalingrado días antes de que el boxeador Jake La Motta ganara por puntos al mítico Sugar Ray en New York. Durante aquellos lejanos días vino al mundo el ya fallecido beatle George Harrison, el eterno Mick Jagger o Robert de Niro, entre muchos otros.  En esta remota fecha el mundo dio la bienvenida al primer balón de oro italiano, Gianni Rivera. A la vez que el media punta de aquel Milan en el que brillaban Cesare Maldini y Guissepe Trapatoni. En ese mismo país nació un futbolista distinto. Un superclase que, al igual que El Principito de Saint-Exupéry, levantó cada domingo el alma y la imaginación futbolística de los seguidores del Torino pocos años más tarde. El nombre de la malograda leyenda  es Gigi Maroni. Curiosamente Maroni y Rivera fueron lo que fueron gracias al entrenador propulsor del catenaccio Nereo Rocco. Su tragedia borró en parte el recuerdo aterrador que los hinchas tenían del accidente de avión en Superga que borró de la faz de la tierra al Gran Torino. Solo el destino pudo con estos míticos jugadores que maravillaron Italia a base de excelente fútbol. Quedaron 5 años seguidos en primer lugar en el Calcio.  Y todo gracias al buen hacer de una quinta de genios que pintaron de goles el renacimiento del fútbol transalpino.  Un total de 10 de los 18 jugadores fallecidos, formaban parte también de la escuadra azzurra. Italia entera lloró y despidió los cuerpos de leyendas como Valentino Mazzola, Menti, Rigamonti, Gabetto, Maroso, Grezar, Franco Ossola, el portiere Bacigalupo o los hermanos Ballarin. El balón dejo de rodar para mirar al cielo pidiendo explicaciones por la pérdida de un equipo invencible. Único.

Gigi Meroni: El Best italiano que no pudo regatear a la muerte

@CompartirPasion

Cuando los tiffosi dejaron de mirar a las nubes nubladas de suerte, casi veinte años más tarde, apareció un chaval de 19 años descarado con una estética muy similar a la del también malogrado George Best . De hecho a Meroni  además de ser conocido como la farfalla grana (mariposa grana) le apodaban el Best italiano. Curiosamente el piloto que estrelló  el avión en la tragedia de Superga también se llamaba Gigi Meroni.  Más allá de macabras coincidencias, Meroni era el futbolista que hacía desde bien pequeño las delicias del buen paladar de algunos seguidores del balompié.  A la espalda llevaba cosido el 7 como si fuese un retazo de un regate eterno.  Además de su habilidad elegante tenía un fuerte aspecto físico que le facilitaba sobre salir sobre el resto de los jugadores de la época.  Se le puede considerar el primer futbolista bohemio, pero no el único. Gigi veía la vida desde diversas perspectivas y ramas.  Ejercía fuera de campo como pintor y poeta. Era una apasionado de la cultura y tenía anécdotas curiosas. Una de ellas es la que cuentan algunos habitantes de Turín que veían a Meroni pasear con una mascota muy especial: un gallo. Un animal ideal para un jugador rebelde y carismático.

Gigo Meroni siempre llamaba la atención allá por donde iba. Hasta que una tarde del 15 de octubre de 1967 la tragedia de sobrevino. De manera irremediable Meroni no pudo escapar a la entrada más letal de su corta carrera. Con tan sólo 24 años y tras dar una exhibición contra la Sampdoria, Gigi pidió al entrenador que le dejara ir fuera de la concentración para comer un helado cerca del hotel. Tras el permiso dado por el club, Meroni fue atropellado de muerte pocos minutos después por un joven hincha que a su vez era acérrimo seguidor del extremo italiano. Este joven de dieciocho años y con el carnet recién sacado, era seguidor incondicional, hasta tal punto que incluso imitaba sus looks y tenía su habitación forrada de posters del anárquico Meroni . El joven, se llamaba Attilio Romero. Aquel día fue negro para la ciudad de Turín. El entonces presidente del club grana dijo que: “Gigi no era carne, nervio y músculo. Era genialidad, comprensión, coraje y altruismo”.

CompartirPasion: Gigi Meroni monumento

@CompartirPasion

Como la historia no podía acabar aquí, treinta y cuatro años después, Attilio Romero, fue por casualidades de la vida, y quizá con el afán de remendar errores del pasado,  presidente del Torino. Tras varios años deprimido por el fatal desenlace de su ídolo, Romero se mantuvo en el cargo hasta hace pocos años. En su etapa, el hombre que atropelló y borró de golpe la carrera de un prodigio futbolístico, logró dos importantes ascensos con el Torino. Pero como toda historia que no tiene un final feliz, el último año de Romero como presidente fue un fracaso sonado. En el 2005 descendió a segunda al Torino y lo dejo en bancarrota.  Hasta el pasado año 2012 el Toro no pudo volver a saborear la gloria, que algunas veces da ese deporte llamado fútbol, del ascenso.

Si os ha gustado la historia os dejamos un reportaje de la revista Kaiser TV bastante bueno:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=-35H5Mp0vcA&w=420&h=315]

Sígueme en twitter:  @JLMorenoGhersi y/o @CompartirPasion

@JLMorenoGhersi

Me gusta el fútbol como deporte que levanta pasiones más allá de los colores. Si veo un gran partido es un placer que hay que paladear como si fuera la mejor gastronomía. Desde este pequeño espacio intentaré reflejar a través de artículos mi pasión por el deporte rey desde una perspectiva muy personal. A disfrutad compartiendo pasión....

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

2 Responses to Gigi Meroni: El Best italiano del Torino que no pudo regatear a la muerte

  1. Muy interesante! No conocía nada de este jugador. Pero lo sorprendente es que el aficionado que le atropelló llegara a ser presidente del Torino!! Es un equipo que siempre me ha caído bien, además de que jugó allá Rafa Martín Vázquez, la seda de la Quinta

  2. amelia1986 dice:

    Gracias. La verdad que la historia del Torino es tan negra como los pantalones de su rival más directo. Con historias como éstas ya podemos comprender por qué los tifosi de Turín son más del Toro que de la Juve.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe