Historia del Real Madrid: de Machimbarrena a Monjardín

Alberto Machimbarrena y Juan Monjardín

@javicanarion continúa el serial de la historia del Real Madrid con los primeros protagonistas mediáticos. Recorreremos la segunda década del pasado siglo con jugadores como Machimbarrena y Monjardín.

Si recuerdan el anterior capítulo de la serie, habíamos dejado al Madrid en una posición envidiable. Tetracampeón de la Copa de España y único club que la poseía en propiedad, el equipo parecía maduro para un relevo en la presidencia. Pero la figura del mecenas y visionario Carlos Padrós resultó ser una sombra demasiado complicada de olvidar, y los merengues entraron en una inquietante fase de autodestrucción.

Historia del Real Madrid: Adolfo Meléndez

@CompartirPasion

Adolfo Meléndez, nuevo presidente del Madrid, pero también teniente de Intendencia del Ejército y ferviente patriota, acudió a la llamada castrense y se enroló en las filas del contingente enviado a Marruecos para combatir a los insurgentes. Corría el año 1909 y el Madrid no fue capaz de revalidar el campeonato regional, al ser superado por el Español de Madrid. Por tanto, no consiguió acceder a la fase final de la Copa de Alfonso XIII, perdiendo la ocasión de defender su cuarto título. El Español perdió la final frente al poderoso Club Ciclista de San Sebastián, el antepasado de la Real Sociedad. El año culmina con la creación al fin de la Federación de Clubes de España, que posteriormente se llamaría Real Federación Española de Fútbol. O ahora mismo, “el Cortijo de Villar”.

El primer año de la nueva década llegó con muchísima polémica. Los clubes vascos se plantaron reivindicando el derecho de ser anfitriones en un torneo que se llamaba Copa de España. Al vencer el Club Ciclista el año anterior, reclamaban poder defender el título en suelo vasco. La Federación se mantuvo inflexible organizando el torneo en Madrid, y por tanto Athletic de Bilbao, Real Sociedad y Rácing de Irún se desvincularon de ella y crearon el propio torneo “rebelde” al que invitaron a multitud de equipos, pero al que sólo uno acudió: El Madrid. Contra pronóstico, el equipo que creó y organizó las primeras ediciones del trofeo aceptó la invitación para jugar en la Bella Easo. Dos fueron los motivos que le llevaron a tomar esta decisión: El Español de Madrid, de nuevo, les había eliminado de la lucha por la Copa en su fase final al vencer el campeonato regional del Centro, y José Ángel Berraondo, capitán y baluarte defensivo del Madrid, había nacido en San Sebastián. Las negociaciones y la firma salieron de su porpia voluntad y el Madrid llegó al torneo mermado, reforzado con algunos jugadores de la Gimnástica de Madrid. El campeonato “rebelde” fue para el Athletic de Bilbao, mientras que el “oficial” se lo llevó el Barcelona, venciendo al Español de Madrid en la final. Pasados unos años, se decidió dar carácter oficial a ambos trofeos, que se han sumado al palmarés de estos dos equipos.

A principios de 1911 la situación económica del Madrid era insostenible. Existía una amenaza real de desaparición debido a la escasez de ingresos. Los jugadores debían desplazarse en vagones de tercera clase que se pagaban con su propio dinero, por lo que en algunos torneos, ante la escasez de plata, el Madrid no pudo llevar a sus mejores futbolistas. Adolfo Meléndez, ante la gravedad de la situación, pidió permiso en Marruecos y volvió a la capital de España para intentar ayudar a salvar el equipo. La situación era tan precaria que presentó la dimisión, pero sus compañeros consiguieron que rectificara. El campeonato regional, para más inri, fue a las manos de la Gimnástica de Madrid. De nuevo el Madrid no estaría en la fase final de la Copa de España. Copa unificada pero de nuevo con polémica: El Athletic alineó a tres ingleses en la final frente al Español, a los que hizo pasar… ¡por sordomudos! A raíz de este incidente el Athletic decidió prescindir de cualquier jugador foráneo y nutrirse de jugadores exclusivamente locales… y así hasta nuestros días, si bien con ciertos matices en los últimos tiempos.

Historia del Real Madrid: de Machimbarrena a Monjardín: Campo de Narváez vallado

@CompartirPasion

La salvación económica del Madrid llegó al año siguiente. Los socios, muchos de ellos eran los propios futbolistas, siguiendo una iniciativa del presidente Meléndez, deciden emprender la acción que salvó al equipo. Tan sencilla como obvia: vallar el campo y cobrar la entrada. Muchos jugadores, del primer equipo y de los equipos segundo y tercero, participan activamente colocando las vallas. Entre ellos se podía distinguir a un adolescente desgarbado que sentaría cátedra construyendo su propio estadio: Santiago Bernabéu Yeste.

Como las vallas no juegan al fútbol, por muy modernas que sean, el partido inaugural se lo llevó el Athletic de Madrid, ya con sus colores colchoneros, por dos goles a uno. Además, el Madrid volvía a fracasar en el campeonato regional, que de nuevo se llevó la Gimnástica. Pocos días después del naufragio del Titanic, el equipo madrileño realizó un torneo elogiable en la Copa de España, llegando a la final pero perdiéndola frente al Barcelona.

Historia del Real Madrid: René Petit

@CompartirPasion

El resurgir del Madrid tiene fecha: Los años 1913 y 1914, al margen de traer tambores de guerra en los Balcanes, aperitivo de lo que se avecinaba a la vuelta de la esquina en la Gran Guerra, son los años donde el Madrid construye el gran equipo que volverá a ser. En 1913 debuta uno de los mejores delanteros de la historia del club: Santiago Bernabéu. Poseía el futuro presidente un chut imparable, potente como no se había visto aún en ningún campo nacional. Su hermano Marcelo se afianzaba sobrio en la defensa, mientras que un estudiante de San Sebastián, llamado Alberto Machimbarrena, se erigía en comandante en jefe del centro del campo merengue. Su compañero en mil batallas, Sotero Aranguren, hacía diabluras desde el extremo a la velocidad del rayo. En 1914, llegados desde el colegio de El Pilar de Castelló (una nota de orgullo, pues estudié en su hermano Santa María del Pilar), debutan los hermanos Petit, Juan y René, de ascendencia francesa y sobre todo René, de enorme clase con el balón pegado a los borceguíes.

El primero de estos dos años se resuelve con la victoria del Madrid, al fin, en el campeonato regional. Sin embargo la copa la ganará el Rácing de Irún, a la postre co-fundador del poderoso Real Unión de Irún. El segundo año, la final celebrada en Irún vería cómo el Athletic levantaba el trofeo, con el Español de Barcelona como finalista. Pero estallaba la guerra. En Sarajevo y con la autoría del grupo terrorista serbio “Mano Negra”, moría asesinado el heredero austríaco Francisco Fernando, siendo ésta la chispa que enciendió el Gran Fuego de la Primera Guerra Mundial. Afortunadamente, España se declaró neutral, pues fue la más cruenta de todas las guerras. Como consecuencia, la práctica del fútbol no se paralizó en nuestro país.

El año de 1915 llega movido para el Madrid club de fútbol. Alberto Machimbarrena aparece inscrito en las filas del Madrid y de la Real Sociedad, su club de origen, con el que llega a jugar en el campeonato regional del Norte. Por ley, esto no es posible, y el ya popularmente conocido como “caso Machim” o “caso Machimbarrena” llega hasta la Real Federación Española de Fútbol. En cuanto a la faceta deportiva, el Madrid ha de dejar de nuevo su puesto de campeón de la región Centro a la Gimnástica. La Copa de España se la llevará, nuevamente, el Athletic de Bilbao al vencer al Español de Barcelona por un contundente cinco a cero.

Historia del Real Madrid: Santiago Bernabéu Yeste

@CompartirPasion

Los polvos de los que vienen los lodos actuales entre Madrid y Barcelona puede decirse que tuvieron su origen en la semifinal de la Copa de España de 1916. En mitad de la Gran Guerra en Europa, y las convulsiones en la Rusia zarista de los Romanov, que provocó el asesinato de Rasputín, en España se vivió la primera guerra futbolística. Fue una insólita eliminatoria que necesitó de cuatro partidos, pues los tres primeros terminaron en empate, uno de ellos, ¡a seis goles! El Madrid, que salió apedreado en uno de los partidos, consiguió el pase a la final en un partido en que venció por cuatro goles a dos, y que concluyó con una espantada de los jugadores del Barcelona, que demostrando muy mal perder, se retiraron al vestuario antes del pitido final sabiéndose vencidos. Todas las localidades se vendieron, y los reventas, que ya existían en la época, hicieron su agosto. Una rivalidad centenaria había nacido. El Madrid, desfondado física y psicológicamente tras esta durísima eliminatoria, fue derrotado por cuatro a cero en la final del campeonato por el Athletic de Bilbao.

Por fin el Madrid conseguirá su quinta Copa de España en 1917, una década después de conseguirlo por última vez. Tras amagar el año anterior, esta vez sí, la generación de Sotero Aranguren y René Petit consiguió alzarse con el título de campeón de España. Meses antes de que Vladimir Ilich Ulianov “Lenin” alentara a las masas y comenzara la revolución en Rusia, el Madrid se alzó con el añorado trofeo tras proclamarse campeón de la región centro y en el campeonato vencer al Sevilla, al Español de Barcelona, y al Arenas de Guecho en el desempate de la final, por dos goles a uno. El héroe del partido fue René Petit, autor de un fenomenal gol que le dio el título al Madrid. Por fin el equipo podría quitarse el sambenito de “blando”, que acompañaba al calificativo cromático de “merengues” cuando los rivales hablaban sobre él. El Madrid fue un justo y dignísimo campeón.

El año de 1918 fue noticia por el fin de la Primera Guerra Mundial, tras cuatro años para el olvido. Alemania, Austria, Hungría, Bulgaria y Turquía fueron finalmente derrotados con la intervención decisiva de Estados Unidos. Pero fue noticia también algo que afectó a las competiciones de fútbol: Una epidemia a escala mundial de gripe sesgó la vida de millones de personas en todo el mundo. Fue llamada gripe española pues fue en España, debido a su neutralidad en la Gran Guerra, donde la prensa se hizo eco sin censuras de la gravedad de este brote vírico. En Estados Unidos murieron más de medio millón de personas, unas 200.000 en Alemania, y cerca de 150.000 en España, cifras altísimas en un país con menos de la mitad de la población actual. En lo futbolístico, el Madrid venció en el campeonato regional, tras ganar al Rácing de Madrid. Perdió la final ante el Real Unión de Irún por dos goles a cero, en Madrid, con el público a favor y pese a una gran actuación de Bernabéu y Machimbarrena.

Historia del Real Madrid: Sotero Aranguren

@CompartirPasion

El último año de la década no fue fructífero futbolísticamente para el equipo blanco. El Rácing de Madrid se llevó el torneo regional y por tanto el derecho a representar el fútbol de la región central en la Copa de España, pero perdió a las primeras de cambio. El Arenas de Guecho consiguió el título tras vencer en la final al Barcelona por cinco tantos a dos. Lo más destacable para los merengues fue el debut de un canterano que iba a marcar diferencias en la década que comenzaba a la vuelta de la esquina, uno de los mejores jugadores del Madrid en su época antigua: Juanito Monjardín jugó sus primeros minutos frente al Rácing de Madrid en un año en el que Bernabéu jugó dos partidos con la camiseta del Athletic de Madrid, marcando gol al que a la postre sería ídolo blanco: Ricardo Zamora.

Se pone fin a una década de altibajos, de problemas en su primer lustro para la continuidad del Madrid como sociedad, solventados por el bienhacer de Adolfo Meléndez, que dejó la presidencia en manos del antiguo jugador y fino extremo blanco Pedro Paragés. Fue una década en la que se comenzaron a desatar pasiones por los futbolistas. Miles de personas esperaban al Madrid en la estación de tren tras la victoria en la Copa del 17, y muchos de los integrantes del equipo eran conocidos y aclamados. Hagamos un breve repaso de los más famosos:

  • Historia del Real Madrid: Estatua de Machimbarrena y Aranguren

    @CompartirPasion

    Alberto Machimbarrena: Nació en 1888 en San Sebastián. Fue un elegante centrocampista, aunque comenzó jugando de portero en el Aurrerá. A los diez años ingresó en el Easo, de San Sebastián, un equipo de futuros excelentes futbolistas. A los 14 años de edad ingresa en la Real Sociedad de San Sebastián, aunque interrumpe su vinculación a este club al trasladarse a Madrid para continuar sus estudios. Su afición por el fútbol le lleva a inscribirse como jugador del Madrid. Este hecho (jugar en dos equipos) como está explicado dio lugar al llamado “caso Machimbarrena”. Los problemas federativos no le impidieron ser campeón de España en el 17 con el Madrid. Machim murió prematuramente en Madrid, por una tuberculosis derivada de una gripe. Una estatua suya, junto a la de Sotero Aranguren, da lustre al vestuario del Real Madrid actualmente.

  • Sotero Aranguren: Junto a su hermano, los primeros argentinos que jugaron en el Real Madrid. Nació en Buenos Aires en 1894, pero pronto regresó con su familia a España, a San Sebastián, por motivos laborales de sus progenitores. Jugó al fútbol en el potente Easo, junto a Machim. Sotero y su hermano Eulogio Aranguren viajaron a Madrid para continuar sus estudios en la capital, y se inscribieron en el Madrid. Fue un extremo muy habilidoso. Fue un mago con el balón en los pies, rapidísimo, eléctrico. Con un regate casi imparable y una precisión nunca antes vista para centrar desde la banda izquierda. Uno de los pilares del Madrid de la época, y campeón de la Copa del 17. Como Machimbarrena, murió prematuramente, en San Sebastián en 1922, cuatro años después de dejar el Madrid. Su estatua es el vestigio de su importancia en el equipo, y enseñorea el vestuario madridista junto a la de su inseparable Machimbarrena.
  • René Petit: Nacido en Dax en 1899, su familia se trasladó de Francia a Madrid por motivos laborales, e ingresó en el colegio de El Pilar junto a su hermano Juan, para continuar sus estudios. De allí fue reclutado por el Madrid, enamorado de su elegancia y clase. En aquel momento no había muchos referentes para realizar comparaciones, pero su juego exquisito quizá fue precursor de jugadores tan elegantes como Di Stéfano o Zidane en el Real Madrid. Fue un jugador que ordenaba, distribuía y además finalizaba. Un espectacular gol suyo valió el empate en la deseada Copa de España que el Madrid consiguió en 1917. Ganó una más, con el Real Unión de Irún en 1918. Murió en Fuenterrabía en 1989, entre su Francia natal y su España de adopción.
  • Santiago Bernabéu: No hace falta explicar qué ha significado su figura para el club madridista. El hecho de que el estadio lleve su nombre es una explicación mayor que cualquier párrafo que poueda escribir. Nació en 1895 en Almansa, provincia de Albacete, y debutó en el Madrid en 1913. Jugó 16 temporadas en el Madrid, donde llegó a raíz de la vinculación con el club de su hermano Marcelo Bernabéu. Fue su hermano el que le “obligó” a jugar en la delantera. Santiago se convirtió en uno de los mejores delanteros que ha defendido el escudo de la entidad. No había en toda España un disparo tan potente como el suyo, dejando en la retina de los espectadores de la época goles de espectacular factura.
  • Juan Monjardín: Nació en La Coruña en 1903 y debutó a la edad de 17 años en el Madrid. Fue el rey del aire, el mejor cabeceador que había tenido el Madrid hasta la época, precursor de Santillana o Zamorano. Su garra y su ambición, sus contagiosas ganas de vencer cada partido contagiaron a toda una generación de compañeros y espectadores. Fue el auténtico referente del club en la década de los veinte.

Con esto pongo fin a la segunda década del siglo XX. En el siguiente episodio relataré los años en los que el Madrid por fin recibió la distinción de Real, pasando a llamarse de la forma que todos lo conocen en el mundo. Espero que lo disfruten.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion y/o @CompartirPasion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe