Real Madrid, un barco a la deriva

CompartirPasion: Cristiano Ronaldo y Rooney

@jiNKampano opina sobre el Real Madrid tras su enfrentamiento con el Manchester United en los octavos de la Champions League, indicando cómo ve al equipo.

Noche de Champions, noche Europea. Un rival con historia, que deja jugar y en el mejor ambiente posible: en casa, en el Santiago Bernabéu. Una noche perfecta para dejar buenas sensaciones para los títulos en los cuales aún tiene opciones y limpiar algo de esa paupérrima imágen que lleva dando el equipo toda la temporada.

El equipo lo intentó, pero no pudo, y no pudo por varias razones. Primero que el Real Madrid es poco: robar y correr. Sí, después de 300 millones de euros esto es el Real Madrid de Mourinho. Un equipo que vive de los fallos del contrario, con un despligue físico imponente cuando está bien porque sus jugadores son poderosos físicamente. Tacticamente disciplinado que vive de la presión al contrario y montar el ataque de la manera más vertical posible, donde los defensas defienden, los medios no existen más que para robar y los de arriba deciden, pero de fútbol poco, o nada.

CompartirPasion: Real Madrid y Manchester United

@CompartirPasion

Y su mejor versión se ve cuando sus jugadores están bien físicamente y, aquí viene la otra parte, no lo están. Empezando la temporada de vacaciones y habiendo perdido la liga en la jornada 5, pasando por multitud de toques de atención del entrenador a sus jugadores dejándolos en el banco, lesiones, jugadores fuera de forma… Y en este contexto y situación, se presentó el peor Manchester United que recuerdo en el Santiago Bernabéu en una noche de Champions League y sólo consiguió empatar el equipo madridista.

Quizás algunos se consuelen pensando en el que Real Madrid dominó, que fué superior, que tuvo mala suerte, que faltó puntería… son excusas. Excusas para no ver la realidad, y la realidad es que el Real Madrid ahora mismo es Cristiano Ronaldo, las pinceladas contadas de Özil y poco más. Un equipo plano, previsible, sin plan B, que se le supone sabe defender y le meten goles siempre de la misma manera y que 300 millones de euros después sus laterales son Arbeloa y Coentrao, su medio Khedira y su goleador un segundo punta reconvertido para la ocasión. Un equipo que si no roba y corre, no sabe qué hacer con la pelota ni trenzar dos pases seguidos.

Me inquieta destacar el problema que tiene el Real Madrid con el delantero centro, y el problema es que no lo tiene.

Tengo a Benzemá por un jugador estupendo, una clase desbordante y unas condiciones innatas óptimas para este deporte, pero el francés tiene dos hándicaps: Primero su indolencia y su poca perseverancia por ser mejor jugador, las condiciones las tiene pero la evolución está estancada. Y segundo que no es lo que se le supone que es cuando le colocan arriba en el esquema tipo de Mourinho: 1-4-2-3-1. Benzema no es ni será delantero centro, eso no se puede cambiar porque va en la naturaleza del jugador. Benzema es un “9 y medio”, ni es “9”, ni tampoco es un “10”, es un segundo punta con mucha movilidad.

Higuaín es todo lo contrario, un luchador nato, un jugador que se ha ganado el respeto del Santiago Bernabéu a base de luchar contra viento y marea (cosa que gusta mucho en Chamartín), jugador completo que el socio identifica con Raúl González, pero que en mi opinión no tiene nivel top. Goles ha metido, mete y meterá siempre (no es dificil meter goles en el Real Madrid si eres un delantero centro bueno) pero un delantero de primer nivel siempre (o casi siempre) aparece en las grandes ocasiones. Al “Pipa” no le he visto aún. Partido grande, el argentino desaparece, o si aparece, no decide.

Así es la planificación del Real Madrid, mediocre o más bien nula. Preocupante para un Club que aspira a todo y con semejante presupuesto.

Para “The Special One” el fútbol es una tablero de ajedrez, donde los jugadores son piezas mecánicas cada una perfectamente colocada y con una misión concreta que cumplir. Da la sensación de estar robotizado, como si de una motor alemán se tratase: una máquina perfecta donde todas sus piezas están perfectamente engrasadas y colocadas.

¿Hasta que punto? ¿Qué tanto por ciento ha de dejar un entrenador al factor humano y al talento individual?

No obstante, estos jugadores son los mismos del pasado curso, ni son tan malos ahora, ni eran tan buenos antes. ¿A qué se debe todo lo que está pasando esta temporada? ¿Están hartos de Mourinho, su método, su carácter y le están haciendo “la cama”? ¿Es el último año del entrenador luso al frente de la nave blanca?

Y lo más importante…. ¿Después, qué? ¿Más travesía por el desierto?

 Así lo veo yo. ¿Tú qué opinas?

Gracias. Sígueme en twitter @jiNKampano y/o@CompartirPasion

@jiNKampano

Redactor de CompartirPasion. Nada ni nadie golpea más fuerte que la vida. Sígueme en Twitter: @jiNKampano

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestFlickrYouTube

5 Responses to Real Madrid, un barco a la deriva

  1. Raniedo dice:

    Estupendo artículo. La realidad blanca es esa. Todo lo demás son cortinas de humo.

  2. ¡Muy bueno! ¡Hemos llegado al punto en el que el Real Madrid puede estar fuera de todo en el mes de febrero!

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe