Copa del Rey: Un Barcelona – Real Madrid igualado

qCompartirPasion: Copa del Rey. Semifinales

@javicanarion analiza la previa del Barcelona – Real Madrid de la Copa del Rey. Un partido más igualado que nunca en el que sólo uno avanzará hasta la gran final de la Copa del Rey.

Nueve menos cinco de la tarde del martes 26 de noviembre, año de 2013, antepalco del Nou Camp. Semifinales de la Copa del Rey. Un hombre que hace tiempo dejó de estar abrumado por el éxito y el dinero, presidente de una de las constructoras más poderosas de Europa, aparenta conservar la tranquilidad charlando sobre banalidades con destacadas personas que le acompañarán esa misma noche. Imperceptiblemente, con la esquina de su pañuelo de seda, enjuaga la diminuta gota de sudor que amenazaba con cuajar y resbalar por la frente que esconde uno de las mentes económicas más preclaras del país. De manera disimulada, realiza un nuevo y pulcro doblez en su pañuelo, limpia sus curiosamente impolutas gafas, y antes de guardarlo de nuevo el en el bolsillo del pantalón de su traje hecho a medida observa con la mayor concentración las iniciales bordadas, “F.P.“. Intenta ahuyentar los nervios y el miedo que a sus 66 años sólo le provoca el equipo que preside y ama.

Si la mesura no fuera uno de los leitmotiv de su vida, Florentino Pérez Rodríguez se desentendería de forma grosera de la persona que frente a él sigue importunándole con temas de negocios, escandalizaría a todas las autoridades con un grito desgarrador, se aflojaría el nudo de la corbata, y tras abandonar el estadio del Fútbol Club Barcelona entraría en su coche oficial para indicar a su conductor, maduro y con gorra de plato, que pusiera el partido en la radio y le dejara solo con sus nervios en el asiento trasero del coche. Partidos como un Barcelona – Real Madrid en Copa del Rey están ideados para disfrutar el sufrimiento en solitario. Es admirable la capacidad de autocontrol de (casi todos) los aficionados al fútbol cuando saben que representan antes las cámaras de medio mundo a la entidad que aman desde la niñez.

CompartirPasion: Florentino Pérez

@CompartirPasion

Florentino está llegando al final del período de cuatro años como presidente de la institución futbolística más importante del mundo. Lo hace con el escaso bagaje de una Liga, una Supercopa y una Copa del Rey en estos tres años de mandato. Para un equipo como el Real Madrid Club de Fútbol, campeón de Liga en más de la mitad de las disputadas desde 1956, y de Europa en nueve ocasiones, campeón en dieciocho ocasiones de la Copa del Rey, enterrar las aspiraciones de un título en el mes de febrero resulta patético, ridículo, indigno, desastroso. El Real Madrid ha llegado a esta situación navegando en aguas bravas como los ríos que bajan en primavera del Pirineo. En estos tres años en los que la escasez de triunfos ha sido la tónica general, la institución ha perdido credibilidad en todos los aspectos del juego, deportivos y extradeportivos. Durante tres años cada niño en el planeta que ha llegado a la edad donde se elige un equipo de fútbol, ha optado en un abismal porcentaje por el Barcelona antes que por el Real Madrid. Naturalmente, el daño es irreparable; bien es sabido que es más fácil cambiar de pareja, de partido político, o de coche, que de equipo de fútbol, que es para toda la vida. Una victoria en la Copa del Rey 2013 no va a cambiar esto, pero debe servir como estímulo para comenzar de una vez por todas a caminar de nuevo por la senda perdida.

Creo en Florentino Pérez, creo en su sensatez que le ha llevado a triunfar en la vida, tanto en su empresa como en el Real Madrid desde un punto de vista económico. Creo en su madridismo, que presume de ser de cuna curtido en la adolescencia en los fríos muros de hormigón del gallinero del Bernabéu. Le veo desgañitándose en plena pubertad con goles como los que imagina para el partido de la Copa del Rey. Creo en su admiración por el propio don Santiago Bernabéu, por el equipo que “El Presidente” hizo de la nada, tras muchos lustros de un fracaso tras otro, allá en los lejanos 50. Creo en el Real Madrid, en ese invisible espíritu que debe consistir en un virus existente en las paredes y los pomos de las taquillas del Santiago Bernabéu. Ese virus que lleva flotando en el ambiente, entre linimento y agua del Carmen, desde los tiempos de Molowny y Di Stéfano. Es el virus del equipo ganador, que no da un balón por perdido. El virus de la combatividad que Alonso, Higuaín, Di María, Ramos o Cristiano han inhalado ya hasta lo más profundo de sus pulmones.

CompartirPasion: Milán - Barcelona

@CompartirPasion

Creo también en la debilidad del Barcelona de esta temporada, incontestable en sus números, pero que en algunos, pocos partidos, incluso algunos en los que vencen, destilan un cierto olor de vulnerabilidad que no se le había apreciado en las últimas temporadas, ni siquiera en los partidos que perdían. Es un partido para creer, como siempre que se debe remontar una eliminatoria en campo contrario, sobre todo en campo de un enemigo que es más temible y encarnizado que ninguno. En el estadio de la propia némesis merengue.

Va a ser un choque dramáticamente igualado. Las dudas del Barcelona en Milán son las esperanzas de un Real Madrid hambriento de una de sus únicas oportunidades de tocar plata este año. Leyendo la prensa percibo cierta inseguridad en las filas azulgranas, sin duda mayores en los seguidores más veteranos, que saben perfectamente cómo el Real Madrid es el único equipo capaz de sobreponerse a los problemas y resurgir de sus cenizas con una rotundidad que sólo medio siglo de ganar y ganar puede hacerla realidad. Los nietos de estos seguidores, más eufóricos por los últimos éxitos, tienen la semilla de la duda regada con la legendaria desconfianza de sus abuelos al color blanco.

CompartirPasion: Kaká ante el Dépor

@CompartirPasion

Creo en la estrella del equipo, un Cristiano Ronaldo no tan goleador pero infinitamente más decisivo. Alejado de los destellos de los tacos de la bota de oro que con toda seguridad terminará dando más lustre a la vitrina de Leo Messi, Cristiano está asumiendo un rol de capitán dentro del equipo. Lucha, corre, juega por el equipo y no buscando sus tres goles en partidos ya resueltos. Su comunión con la grada es total, tanto con la del Bernabéu, donde se siente adorado y querido, como en la del Nou Camp, donde se siente respetado y temido. Creo en la vieja guardia española, en Diego López, en Ramos y en Alonso. Creo hasta que la enésima resurrección de Kaká sea cierta, y cual Anelka blanco en semifinales de Copa de Europa meta el gol que lleva dentro en esta semifinal de Copa del Rey. Un gol decisivo suyo conseguiría rebajar muchos grados el dolor de bolsillo que supone el desembolso hecho por él. No creo en José Mourinho, claramente superado por la grandeza del equipo blanco, quizá lo único mayor que la grandeza de su propio ego. No creo en sus planteamientos cobardes, que tanto daño han hecho al Real Madrid en eliminatorias recientes. Pero sí creo en la plantilla, en que sabrán jugar por encima de los rigores tácticos del entrenador. Creo por último en la diosa Fortuna. Cierto es que lleva años hipnotizada con el juego rápido de toque de los magos azulgrana, pero como mujer que es se debe conquistar cada día de la vida, y creo que el Real Madrid comenzará a cortejarla de nuevo mañana con un desempeño acorde con su historia.

Espero un partido igualado, como decía. El Real Madrid tiene las mismas posibilidades de jugar la final que las que tiene el Barcelona. Si esto último pasara, y si la debacle continuara en el campo del Manchester United la próxima semana, sólo espero que el presidente sensato actúe como tal y no deje terminar la temporada a un técnico desacreditado que mantiene al equipo fuera de la lucha de la Liga desde antes de llegar el invierno.

Disfrutemos todos de este espectáculo que es el Clásico. Barcelona – Real Madrid, semifinal de la Copa del Rey. Que gane el mejor.

 Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion y/o @CompartirPasion.

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

3 Responses to Copa del Rey: Un Barcelona – Real Madrid igualado

  1. @Jesus_Ras dice:

    No sé qué pasará esta noche, pero el entrenador del Barcelona, el señor Roura ya ha empezado a hablar del árbitro. Algo raro para un equipo que dice no hablar nunca del árbitro. Pero ya fue el señor Josep Guardiola el que se “alegró” del acierto del gol anulado a Pedro “por dos centímetros” en la final de la Copa del Rey de Mestalla.

    Por cierto, Señor Roura, en ese partido del final de Mestalla, la primera siniestra patada fue de Busquets a Xabi Alonso.

    El Barsa habla de los árbitros como el Real Madrid. La diferencia es que el Real Madrid no lo niega. Que pase el mejor.

  2. ¡Esperamos que hoy sea un partido digno de ver! Está muy reñido y son dos equipos fuertes y competitivos. ¡Qué gane el mejor! Enhorabuena por tu artículo Javi.

  3. Hacía mucho tiempo que no estaba tan interesado y nervioso ante un partido… como la Eurocopa acabó ya a primeros de julio y el Madrid tiró la liga en otoño… no había un partido tan emocionante desde verano. Que gane el mejor y que el mejor sea el que vive en Castilla… jejeje

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe