Kobe Bryant: Cuando Dios se volvió a disfrazar de jugador de baloncesto NBA

Kobe Bryant NBA baloncesto

@jiNKampano nos relata la llegada de Kobe Bryant a la NBA, en una encrucijada entre General Mánagers, Coach, y Agentes.

Kobe Bryant nació en Filadelfia, el 23 de agosto de 1978, y es el menor de los hijos, después de sus hermanas Shaya y Sharia, de Joe Bryant (un profesional del baloncesto que por entonces jugaba en los Philadelphia 76ers) y Pamela Cox Bryant.

Cuando Kobe Bryant tenía 6 años, su padre abandonó la NBA y se mudó con su familia a Italia, en cuya liga continuó con su carrera profesional. El pequeño Kobe Bryant se aclimató al estilo de vida y aprendió a hablar con fluidez no solo italiano sino también español. A temprana edad aprendió a jugar al fútbol e incluso llegó a afirmar que si no hubiera salido de Italia se habría convertido en jugador de fútbol (su equipo favorito es el AC Milán y es un reconocido fan de Frank Rijkaard y Ronaldinho).

En 1991 Kobe Bryant regresó a los EEUU donde asistió al Instituto Lower Merion de Filadelfia y se unió a los Aces, su equipo de baloncesto. A pesar de tener un primer año mediocre, en los tres siguientes el equipo acumuló un balance de 77 victorias y 13 derrotas, periodo en el que Kobe Bryant jugó en todas las posiciones de la cancha. Se convirtió en el máximo anotador de la historia del instituto con 2883 puntos, tras superar la marca de Wilt Chamberlain (2359 puntos) y de Carlin Warley (2441 puntos). Esa temporada, sus promedios correspondieron a 30,8 puntos, 12 rebotes, 6,5 asistencias, 4 robos de balón y 3,8 tapones por partido, y lideró a Lower Merion al título estatal Class AAAA con un récord de 31-3. Además, ante Marple Newtow, realizó su mejor partido anotador con 50 puntos. Tras terminar el instituto, decidió no pasar por la universidad y presentarse al draft de la NBA.

Junto con Shaquille O’Neal, Kobe Bryant llevó a su equipo a la consecución de tres campeonatos de la NBA entre 2000 y 2002. Tras la marcha de O´Neal en 2005, Kobe Bryant asumió el liderazgo del equipo de los Lakers, que se vio consolidado con la llegada del español Pau Gasol en 2007 y con el que forma una pareja de gran efectividad. Uno de los borrones en la vida de Kobe Bryant fueron las acusaciones por agresión sexual en 2003, que el jugador reconoció aunque afirmando que esas relaciones fueron consentidas y que se resolvieron con la retirada de los cargos. A pesar de todo, sin duda Kobe Bryant cuenta con uno de los palmarés más extensos de la NBA, comparable al de los legendarios Wilt Chamberlain o Michael Jordan. Además de los tres campeonatos con los Lakers, cuenta con un MVP de la temporada regular en 2008, una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, un título de campeón del Concurso de Mates del All Star de 1997 y numerosos records, como los 81 puntos anotados en enero de 2006 frente a los Toronto Raptors.

Una de las preguntas más recurrentes en el mundo del baloncesto es saber por qué el que fue seleccionado en el número 13 y de los mejores jugadores de la historia del baloncesto, acabó en los Lakers siendo drafteado por Charlotte Hornets.

Kobe Bryant - Agente Arn Tellem

@CompartirPasion

El mundo de los agentes es un laberinto de intereses, reuniones y contratos, Arn Tellem conoce el camino mejor que nadie. “Mr. Clutch” (Jerry West), Mánager General de los Lakers, le confesó a Arn Tellem tras haber visto una prueba de Kobe Bryant que había sido la mejor prueba que había visto en su vida y que tenían que encontrar la manera de traerlo aquí. West sabía de tremendas las dificultades para que ese deseo se cumpliese y Arn Tellem también, ironizando en una conversación que manituvieron ambos: “Elegís en el número veinticuatro, ¿verdad?

Jerry West ya tenía planeado la estrategia que más adelante se convertiría en obsesión: Hacerse con los servicios de Shaquille O’Neal, pero no iba a ser fácil ya que la franquicia angelina no disponía de márgen salarial.

Una vez que los Lakers cayeron en primera ronda ante Houston la limpieza de la plantilla empezó a coger forma. En la lista escrita a mano que presidía Magic Johnson: “He cumplido un deseo. Pero se acabó”– y Sam Bowie, un envase a punto de caducar, dos bajas ya seguras, habría que unir otra lista en la que figuraban George Lynch, Anthony Peeler, Derek Strong, Frankie King, Fred Roberts, Sedale Threatt y Anthony Miller. Jerry West hizo cuentas sin ellos y aún era insuficiente, y se dió cuenta de que habría que tocar algo más importante.

Por aquél entonces la familia de los Bryant viajó a Italia, a residir. Joe Bryant consiguió un contrato como jugador, y un año en blanco para un jugador de 30 años era mucho, según él. “Son unos 30 partidos, uno a la semana. Estaremos más tiempo juntos y ganaré un dinero. Los niños estarán bien. Además tengo la esperanza de volver a la NBA, podría ser Philadelphia” le dijo a su mujer, Pam. Esas fueron las razones por las que Kobe Bryant vivió en Italia.

Jerry West - Los Ángeles Lakers - Kobe Bryant

@CompartirPasion

A medida que se acercaba el draft. Jerry West haría lo propio con distintos equipos. También tenía una lista para ellos. No parecía año de hacer muchos tratos, porque nada de lo que había en el equipo le parecía despertar contra Chicago y vio con buenos ojos la aparente ruptura de Shaquille O’Neal con su entrenador Brian Hill.

Entrenando Joe Bryant en las instalacciones de Rieti en Italia, dejó al pequeño Kobe Bryant a su aire por las instalacciones. Su padre, estupefacto, no dió crédito al ver al pequeño Kobe caído en el suelo: Habia arrastrado un trampolín de gimnasio bajo la canasta y había hecho un mate de espaldas. Tenía 8 años.

Durante los meses de mayo y junio, hasta poco antes de celebrarse el draft de 1996, Kobe Bryant realizaría pruebas para más de la mitad de equipos de la liga. Sus números ante los Lakers fueron especialmente brillantes. Sin embargo ninguna de las pruebas le resultó tan satisfecha como aquel permiso concedido un año antes en el pabellón de St. Joseph’s, para entrenar con los Sixers.

John Lucas usó a Jerry Stackhouse en una sesión 1×1 que dejó boquiabierto al cuerpo técnico, prometiendo no airear demasiado lo ocurrido, que se resumía en que un chaval de 16 años se había merendado al número 3 del último draft. Posteriormente el teléfono de Joe Bryant no dejaba de sonar. A los intereses de North Carolina no tardaron en sumarse los de Duke, Michigan, Kentucky, Arkansas y por supuesto, la doméstica, la paterna La Salle. Un año después los Sixers, el equipo de casa del chico, contaban en realidad con la información más fiel de todas. Pero Brad Greenberg, su mánager general de los Sixers, optó por la diplomacia, no les interesaba por el  proyecto que traían en manos, que no era otro que el pequeño Allen Iverson. Cuando Sacramento retiró su apoyo, Jerry West no tenía un plan alternativo claro. Por si acaso tendió la red sobre la estrella de los Pacers, Reggie Miller. Que lo supiera al menos. Total, de serlo no sería antes de julio y con Arn Tellem, su agente, tenía buena relación.

Mientras Kobe Bryant fascinaba cuando acababa los deberes con los vídeos que veía con su padre de Jerry West, Elgin Baylor o  Magic Johnson. Pero por el que más admiración cogió fue por Michael Jordan. Y como su padre le había puesto una canasta a 2.90 a la espalda de casa él trataba de copiar todo lo que Michael Jordan hacía. Y nada de lo que hacía le era imposible copiar. Y no necesitaba a nadie para comprobarlo. Porque su baloncesto se jugaba a solas, siempre a solas.

Realmente le había impresionado a Jerry West, él tenía una corazonada. Veía algo en él que no era producto del aprendizaje. Y nada más barato que una elección en el draft para averiguarlo. Sí, Jerry West quería a Kobe Bryant. El problema era igual de importante que el de la compra de Shaquille O’Neal. Temía que no fuera el único en percibir su talento, que el revuelo organizado en torno al chaval le hubiera hecho cotizar lo suficiente para que algún equipo le escogiera antes que ellos, un poco a voleo, o por marketing, o por las mismas razones que le llevaban a él a pensar que estaban ante un jugador único, una futura estrella. La única ventaja con la que creía contar era la mala imagen que de él estaba vendiendo la prensa por todo el país. Pero elegir tan atrás era el mayor inconveniente. Veintitrés antes que nosotros, se repetía. Se jugaba el pescuezo dado que para entonces Kobe Bryant ya habría volado.

Bob Bass - Kobe Bryant

@CompartirPasion

El destino iba marcando a historia, y Jerry West vio entonces la solución allá donde menos parecía estar, en Bob Bass, su homólogo en los Hornets, que despreciaba tanto el nombre de aquel chaval (Kobe) que ni siquiera reclamó una prueba suya y a la mínima ocasión dejó clara su postura.

Ya en Piladelphia, en el institulo, de mayoría raza blanca, de tradición en fúbol europeo, Kobe Bryant era otra vez el centro de atención. En octavo curso causaba cierta sorpresa que un alumno negro, fino y apuesto, hablara inglés con un acento muy acusado y extraño, italiano decían.

Los Hornets no podían seguir sin un referente interior. Le confesó el propio Bob Bass a Jerry West en el habitual escenario de necesidades antes del draft. Éste pensó que necesitaban un hombre alto, un cinco, y que tenían que darles a Vlade Divac. El responsable de la franquicia Hornets había iniciado una serie de medidas drásticas para relanzar el proyecto. Traspasado a Mourning y despedido a Bristow, lo iba a apostar todo por el nuevo técnico, Dave Cowens, al que tenía que dar algo sólido para no fracasar juntos. Jerry West pensó que estaban desesperados y que el próximo en salir sería Larry Johnson.

La situación de los Hornets era opuesta a la de los Lakers. Charlotte Hornets era un equipo que tenía dinero. Dinero que emplear en algo en un verano bueno en agentes libres. Liberarse del contrato de Kenny Anderson aumentaba todavía más su margen de maniobra. Pero todo ello convencidos de que con Geiger, Parish y Zidek no iban a ningún lado como probaba su enorme abismo defensivo y de rebote. Necesitaban un hombre alto que sin ser una estrella no precisara tiempo para aportar.

Gregg Downer - Kobe Bryant

@CompartirPasion

Joe Bryant había pedido a Gregg Downer, joven técnico de Lower Marion, que le echara un vistazo a su joven hijo. Éste le dijo que no se preocupase y que se lo trajese. Y allí aparecieron Joe y el jóven chiquillo, flaco y asustado, Kobe Bryant. Downer invitó al joven Kobe a jugar un partidillo. Sin que la prensencia de un padre influyese en el jóven, jugaron. Su padre observaba desde el banquillo. Cuando acabaron, Downer se acercó a Joe y le dijo: “No se lo digas a nadie, ¡pero acabo de perder con un crío de 14 años!”

Al rato Kobe Bryant se había incorporado a un entrenamiento con los muchachos del Varsity. El resultado no podía ser otro. El equipo firmaría un 26-5 y subiendo. Hasta que a finales de marzo, Hazelton les privó del título. Kobe Bryant hizo 33 puntos y 15 rebotes. Pero esto no evitó que de pronto se pusiera en pie en pleno vestuario y gritara que le perdonasen por no haber hecho más, antes de ocultar su rostro en una toalla y romper a llorar. Esto no era fruto de nadie. Era que sus facultades superaban por demasiado a todos los jugadores de la liga. Ni tampoco de lo divino. No hubo día de aquel verano de 1994 en que Kobe Bryant no se encerrara entre canastas de las 9 de la mañana a las 9 de la noche con una pequeña parada para comer.

Poco después se presentó en el Camp de New Jersey. Acabó siendo nombrado el jugador más valioso y la final fue sólo suya con 47 puntos anotados. Había crecido más de diez centímetros y ganado casi ocho kilos de músculo en año y medio. Desde el primer día supo que era su última oportunidad. Lower Merion dominó la temporada. Sumó 27 victorias consecutivas haciéndose con el primer título del estado desde 1943. Kobe Bryant alcanzó los 50 puntos hasta en tres ocasiones.

Víspera del draft, del equipo de Charlotte se reunieron Bob Bass, el entrenador Dave Cowens y el jefe de ojeadores del equipo, Bill Branch. Bob Bass informó que tenía la palabra de Jerry West y que tan sólo tenía que elegir al chico, pues era su única manera de hacerse con Vlade Divac, ya que Hornets no querìa al chaval. Los Hornets jugaban una doble carta en aquella primera ronda. Elegían una segunda vez debido al pago atrasado de Miami por Mourning. El temor de Bill Branch no se debía a la elección del muchacho. Era porque iban a emplear una primera elección en algo para otro equipo. Y lo menos que podía hacer era torcer el gesto.

Sobre la mesa se apilaban fichas de los jugadores Roy Rogers, Priest Lauderdale,Travis Knight, Steve Hamer y algunas otras, que ocupaban el fondo antes de la llegada de Dave Cowens. Habían llegado al acuerdo, esperaban la llamada poco antes de elegir al muchacho. La mirada de Bob Bass reparó una vez más en Dave Cowens. Fue entonces cuando tuvo más claro que nunca que, efectivamente, había pactado con los Lakers.

Aunque Joe le aconsejó que se lo pensara, los deseos más profundos estaban todavía muy vivos en la NBA. Había fantaseado muchas veces con cruzar pista con Michael Jordan y Charles Barkley. Era como si sólo tuviera que abrir una puerta al alcance de su mano.

Bob Bass no imaginó que las diez primeras elecciones se le harían tan largas. Marcus Camby en el puesto 2. Lorenzen Wright en el 7. Samaki Walker en el 9. Y aunque con él no tuvieran que ver sentía como una pequeña molestia cada vez que subía al estrado otro ‘center’. Lo compensaba saber que efectivamente no habría pescado gran cosa.

Kobe Bryant Draft

@CompartirPasion

Contrastaba Kobe Bryant con corbata y el traje de elegante oscuro magenta el toque casual de unas gafas de sol caladas en la frente, eso y la broma de hacer rogar la decisión, que dotarían a su imagen del toque arrogante y casi malvado. Disparó entonces un par de sonrisas y espetó. I’ve decided to skip college and take my talent to the NBA”El resultado no gustó y recibió numerosas críticas: “¿Pero quién coño se ha creído ese niñato que es? ¿Michael Jordan?”, “Qué inmenso error”, “Kobe Bryant no es Kevin Garnett”, “No sé por qué la gente se pregunta si está o no preparado para la vida real cuando son sus padres los que parece que no lo estén”, “Estos críos deberían pasar más tiempo en la cuna”, “Quédate en la escuela, Kobe”.

Jerry West le dijo a Bob Bass que fueran a lo acordado: “Vlade Divac es vuestro con la única condición de haceros con Kobe Bryant”. Arn Tellem se estaba comiendo las uñas. Pensando como un agente, mataría a los Hornets si algo saliera mal. Ya sólo quería ver a su representado en Los Ángeles.

Bob Bass observó las evoluciones del muchacho sobre el estrado del ‘draft’ como algo distante, algo ajeno. Volvían a elegir, esta vez sí, algo suyo. El siguiente en salir fuera Pedja Stojakovic, motivo para recordarse una vez más que Divac les brindaría unas 25 victorias.

Entre las mesas una sospecha corrió como la tinta. Bob Bass era un tipo con cierta alergia a las apuestas jóvenes y los Hornets era uno de los pocos equipos que no habían puesto a prueba a Kobe Bryant, lo cual motivó a los directivos a pensar que no tenía ningún sentido. Lo van a mover de ahí enseguida”, respondían. Parecía todo mucho más acelerado. El draft más joven de la historia quemaba cartuchos a gran velocidad y antes de terminar la noche ninguno de los presentes había evitado preguntarse si Kobe Bryant sería traspasado. Bob Bass no lo desmintió. Pero no dijo adónde.

Cuando Vlade Divac habló después con Fleisher, el agente lamentó que su representado hubiera hablado antes con su esposa, diciendo que no tenía pensado jugar allí.  Ana, mujer de Divac, estaba enfadada y preocupada por la carrera de su marido. Obradovic y Divac estaban en Alemania preparando los Juegos Olímpicos de Atlanta y al técnico no le hizo ninguna gracia aquella información. Tampoco a Fleisher ejercer de repente un papel tan complicado, diciendo que si lo traspasaban el lunes, el Martes anunciaría su retirada del baloncesto. El traspaso era inviable. Según el nuevo Convenio, los Hornets tenían hasta el 9 de julio para convencer al jugador. Bob Bass no podía ni hablar.

En las siguientes horas los excesos de Arn Tellem harían mucho daño a su representado afirmando que éste iba a ser ‘Laker’ sí o sí. Pero la opinión pública no lo entendió así. Era el chaval quién despreciaba a los Hornets. Quien los estaba saboteando. Quien exigía jugar en los Lakers, como se llegó a titular. Y de nada parecían servir las inocentes declaraciones del chico antes de desvelarse la operación diciendo que estaría encantado de jugar en los Hornets a lado de Larry Johnson. Costaría muchos años desmentir aquel episodio

Cuando Atlanta se interpuso ofreciéndose como destino para Divac urgía hacer algo. El sábado una conversación telefónica a cuatro bandas – Bob Bass, Dave Cowens, Fleisher, Vlade Divac – puso fin al atasco. El domingo Fleisher comunicaba a la prensa que Divac había dado el sí. Bob Bass no supo cómo agradecer a Dave Cowens lo que él no habría podido hacer.

En unos días el joven Kobe Bryant sería jugador de los Lakers, que de repente liberaban más de ocho millones de dólares para los siguientes dos años a la espera de vender a Peeler y Lynch. A mitad de mes Shaquille O’Neal ya era también amarillo y sus cifras, 120 millones, no tenían precedente. El pacto de caballeros había terminado con éxito.

Arn Tellem informó a Kobe Bryant que La ley en California establece que si firmas un contrato antes de cumplir los 18, una vez los cumplas te asiste el derecho de anularlo. Y Kobe Bryant le respondió que él no quería anularlo. Arn Tellem le dijo irónicamente (y entre una sonrisa) que callase, que lo iban a mejorar. Kobe Bryant quería regalar un coche a cada miembro de su familia, 3,5 millones daban para algún capricho…

Entre sus distinciones, títulos y records destacan (a 02 febrero 2013):

  • Kobe Bryant es medalla de oro con la selección estadounidense en el Torneo de las Américas de Las Vegas.
  • 1995 Adidas ABCD Camp Senior MVP. 1996 Naismith High School Player of the Year. 1996 Gatorade Circle of Champions High School Player of the Year
  • 1996 National High School Player of the Year por USA Today y Parade Magazine. 1996 McDonald’s High School All-American. 1996 USA Today All-USA First Team
  • Kobe Bryant lideró al Instituto Lower Merion a un récord de 31-3, incluyendo 27 partidos seguidos ganados, y el título estatal PIAA Clase AAAA como sénior (1996)
  • Kobe Bryant es máximo anotador de todos los tiempos de la escuela Southeastern Pennsylvania con 17 336 puntos. Su dorsal 33 fue retirado por Lower Merion.
  • Kobe Bryant es 5 veces campeón de la NBA.
  • Kobe Bryant es 2 veces MVP de las Finales de la NBA. 2 veces máximo anotador.
  • Kobe Bryant es 15 veces All-Star (11 apariciones consecutivas).
  • Kobe Bryant es MVP de la temporada regular 2008. 
  • Kobe Bryant es 4 veces MVP del All-Star Game.
  • Kobe Bryant es máximo anotador de la historia en el All Stars.
  • 9 veces en el mejor quinteto de la NBA. 9 veces en el mejor quinteto defensivo de la NBA
  • 2 veces segundo mejor quinteto defensivo de la NBA.
  • Segundo mejor quinteto de rookies.
  • Kobe Bryant es campeón del Concurso de Mates del All Star.
  • Kobe Bryant consiguió la segunda anotación más alta en un partido: 81, el 22 de enero de 2006 contra Toronto Raptors.
  • Kobe Bryant ha sido el jugador más joven en llegar a los 30.000 puntos.
  • Kobe Bryant ha sido el jugador más joven en ser incluído en el mejor quinteto defensivo (1999-00).
  • Kobe Bryant ha sido el jugador más joven en ganar el concurso de mates (18 años, 175 días) en 1997
  • Kobe Bryant es uno de los tres jugadores capaces de anotar 35 o más puntos en 13 partidos consecutivos, 40 o más puntos en 9 partidos consecutivos, 45 o más puntos en 4 partidos consecutivos.
  • Kobe Bryant es uno de los dos jugadores capaces de promediar 40 o más puntos por partido durante un mes entero en 2 ocasiones diferentes.
  • Más triples anotados en un partido: 12.
  • Más triples anotados en una mitad: 8.
  • Más triples anotados consecutivamente en un partido: 9.
  • Más tiros libres anotados en un cuarto: 14.

A sus 34 años, y tras 17 temporadas en la NBA, Kobe Bryant es leyenda viva de este deporte. Os dejo un vídeo suyo que también podéis encontrar en el canal youtube de CompartirPasion.com:

Gracias. Sígueme en twitter @jiNKampano y/o @CompartirPasion

@jiNKampano

Redactor de CompartirPasion. Nada ni nadie golpea más fuerte que la vida. Sígueme en Twitter: @jiNKampano

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestFlickrYouTube

14 Responses to Kobe Bryant: Cuando Dios se volvió a disfrazar de jugador de baloncesto NBA

  1. Enhorabuena por el gran artículo, me ha gustado mucho. Yo era de Magic Johnson y de los Lakers pero creo q Kobe Bryant le ha superado.

  2. @Jesus_Ras dice:

    Os paso este fenomenal vídeo en el que le preguntan a Michael Jordan que elija entre James LeBron y Kobe Bryant (publicado el 02/Marzo/2013 en Youtube por el canal NBA.com)

  3. BRUTAL Kobe, y un artículo a la altura de su figura…

    Para mí…

    ———- 1. MAGIC ————-
    ———- 2. BIRD ————--
    ———- 3. KOBE, KAREEM y JORDAN, Ex aequo ———

    A ver dónde quedan Lebron y Durant… a Chamberlain y a Russel no les he visto jugar..

  4. @jiNKampano dice:

    Jordan dijo que es mejor ganar 5 anillos que uno. Ayer leí al gran Joe Arlauckas decir a un usuario que comparar a Melo, McGrady o Iverson con Kobe es no saber de baloncesto.

  5. @jiNKampano dice:

    Si hubiese que construir el quinteto ideal de todos los tiempos, 3 jugadores parecen fijos para la mayoría: Magic Johnson, Michael Jordan y Larry Bird, en la posición de 1,2 y 3. Luego ya por gustos aparecen como ‘centers’ Shaquille O’Neal, Wilt Chamberlain y Hakeem Olajuwon. Otros jugadores que podrían entrar: Kobe Bryant, Tim Ducam, Julius Ervin, y algunos más, amén de los actuales cuando acaben sus carreras.

  6. Totalmente de acuerdo que Magic, Bird y Jordán son fijos de cualquier quinteto de la historia!!

  7. Complicado, ¿eh?

    De base Magic, es inamovible… De escolta, me es indiferente Kobe y Jordan, creo que son similares. De alero Larry Bird. Y claro, el problema que dices en los altos… supongo que Russel y Chamberlain ¿no?

    Es increíble que se queden fuera el Dr. J, jerry West, Kareem Abdul-Jabbar, o uno de mis favoritos, Pistol Pete Maravich…

    De hecho el segundo quinteto ¿sería West-Maravich o dr. J-Jordan o Kobe-Duncan/Olajuwon y Kareem? ¿Dejando fuera a O’Neal también?

    Complicado, complicado…

  8. Raniedo dice:

    ¡¡@javicanarion no blasfemes!! ¿¿Jordán y kobe similares??
    Estoy de acuerdo en casi todo lo que comentáis (gran artículo, por cierto) pero te voy a dar la clave entre jordan/kobe. Los dos son grandes anotadores y determinantes. Y estos son conceptos distintos porque ha habido grandes anotadores que en los minutos calientes o no tuvieron suerte o no supieron tenerla. Pero Jordan hizo mejor a todo el que jugó a su lado y kobe solo se hace mejor a él mismo. Ni siquiera a Shaq.

  9. Quizá la diferencia sea en la competitividad enfermiza de Jordan, superior a la del resto de los mortales, incluida a la de Kobe, que tampoco tiene poca. En ocasiones fue negativa para el propio Jordan, al que sus compañeros le tenían por insoportable, pero a la larga es cierto que les hizo mejores jugadores.

    Pero técnicamente les veo similares, simplemente como jugadores de baloncesto, no motivadores. Quizá Jordan sí esté un puntito por encima de Kobe, pero como te comento, a mi parecer las diferencias no son ni mucho menos enormes

  10. @iskhra dice:

    ¡¡¡Enhorabuena por el artículazo sobre Kobe Bryant!!! me ha encantado y he disfrutado y aprendido muchas cosas de Kobe que no conocía.

    Sobre el debate del mejor quinteto de la historia, yo diría:
    PG Magic Johnson
    SG Michael Jordan
    SF Larry Bird (aunque Lebron James le va a superar si todo sigue así)
    PF Tim Duncan / Karl Malone (por títulos Duncan, por números Malone …)
    C Shaquille O’Neal

  11. @jiNKampano dice:

    Kobe y Jordan tienen una biomecánica muy similar. Físicamente son parecidos (altura y peso), ambos son de raza negra y juegan de escoltas. Técnicamente son similares puesto que Kobe ha aprendido de él y se asemejan mucho en su estilo de juego, aunque creo que Jordan era más completo salvo en su tiro de 3. Partiendo de la base de que Kobe me parece el mejor de los últimos años y es un soberbio jugador, creo que Jordan es simplemente incomparable con nadie.

    • Creo que también tenía detrás un aparato de mercadotecnica que nadie tuvo antes ni ha vuelto a tener después, sin dejar de pensar que es uno de los 10 mejores de la historia, ¡¡claro!!

    • @jiNKampano dice:

      Una pena la verdad. No obstante, y conociéndole, su orgullo no permitirá que acabe así, hará todo lo posible por volver. El problema es que es una lesión importante y tiene 34 años. El tiempo dictará sentencia.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe