Crónica del Manchester United – Real Madrid. Vuelta de Octavos de final de la Copa de Europa

CompartirPasion: Manchester - Real Madrid

@javicanarion analiza el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa de Europa que enfrentaba al Real Madrid y al Manchester United en Old Trafford. El Real Madrid se clasifica sin pena ni gloria, siendo inferior al Manchester United.

El Real Madrid ha pasado la eliminatoria pero nadie se ha levantado de su asiento para aplaudirle. Ni los aficionados de Manchester que fueron a Old Trafford ni la legión de merengues que vio el partido desde sus casas. En un partido en el que el Real Madrid debía ganar con casi toda probabilidad para pasar la eliminatoria, José Mourinho planteó de nuevo un partido ramplón y sin ideas. Ni siquiera el viento en popa que suponía haber vencido al Barcelona dos veces consecutivas fue suficiente para estar orgullosos de un Real Madrid imperial, incontestable, vencedor por méritos propios.

Otros entrenadores, con plantillas menos lujosas, consiguieron también vencer en Old Trafford, pero en aquellas ocasiones los madridistas sí fueron aplaudidos, avanzaron en la competición con autoridad, con un aura de campeón eterno de Europa. Lo visto anoche en el césped de Manchester dista demasiado de aquellos maravillosos recuerdos. Tampoco ayudó un partido de ida en el Santiago Bernabéu donde el Real Madrid pudo conseguir un resultado más holgado que justificara un juego algo más defensivo en la noche de ayer.

CompartirPasion: José Mourinho en Manchester

@CompartirPasion

José Mourinho, como un matemático pésimo, planteó el partido con demasiadas incógnitas sin resolver, variables abandonadas al imprevisible azar. Apostar a cara con una moneda al aire es azar. La probabilidad de ganar es un 50%. Apostar dos veces cara supone una probabilidad del 25% de acierto. Arriesgarse a apostar una tercera vez y ganarlo, se conseguiría sólo una de cada ocho veces. José Mourinho apostó cara a un arbitraje favorable. Apostó cara también a que los suplentes le resolvieran el partido. Y por último apostó cara al jugar al cero a cero durante toda una infame primera parte. Podría ser una referencia la moneda, de cada ocho partidos en uno le ha podido salir bien, y ha sido este. Millones y millones de euros en fichajes para tener un entrenador que cobre una morterada para que termine jugando de trilero.

Primera parte indigna como decía del Real Madrid. Un Manchester United que parecía hambriento de Copa de Europa (con tres finales en cinco años) sometió a un sumiso Real Madrid que por contra se asemejaba a un clásico preboste romano de panza llena y boca manchada de grasa, rebosante de viandas y de vino (ninguna final en diez años). Un Real Madrid, recuerden, que DEBÍA marcar al menos un gol para clasificarse no fue capaz de llegar con peligro a la portería del espigado De Gea, héroe de los Diablos Rojos en el partido de ida. El partido marchaba por los cauces previstos de haber llevado el Real Madrid una ventaja de tres goles de la ida. Los ingleses, con su juego arcaico y desfasado, empujando como sólo ellos saben hacer en su isla, con el público a favor. Los tres mil madridistas desplazados a Inglaterra sólo levantaban los brazos para cubrirse cabeza y rostro con las manos.

Fueron 45 minutos muy preocupantes de un Real Madrid más inútil con el balón que Marisa Naranjo comiendo uvas. La posesión era blanca, pero el Real Madrid, otrora dominador de partidos y arrollador por definición, no sabía qué hacer con la pelota con todo el Manchester guardando el resultado. Una caricatura de camiseta desteñida del Barcelona en los dos últimos partidos. Toque sin rapidez, toque sin desmarque, toque sin ideas, toque sin verticalidad.

La segunda parte comenzó como la primera, con una larga jugada que me pareció que duró los cinco minutos iniciales, un ataque del Manchester en tromba que acabó con Sergio Ramos marcando un desafortunado gol en propia puerta. Con el Manchester United más amenazante al contragolpe que el propio Real Madrid jugando en estático, el colegiado expulsó por una fea entrada a Nani, aunque en la repetición no se observa más intencionalidad que la de controlar un difícil despeje de la zaga inglesa. Moneda al aire, sale cara. Esa jugada sería tarjeta amarilla en nueve de cada diez ocasiones por lo menos.

CompartirPasion: Luka Modric marcó el primero del Real Madrid

@CompartirPasion

José Mourinho, al menos rápido con los cambios, reaccionó poniendo algo sobre el césped que parecía de Pero Grullo: un tío que supiera jugar bien al fútbol, pese a que este año no lo hubiera demostrado con regularidad. Luka Modric fue el futbolista del partido (el honor a hombre del partido quizá sea más justo cedérselo al árbitro turco Cuneyt Cakir, que además se merendó un penalty de Ramos). Modric resultó ser el único tipo que parecía comprender de qué iba el tema. El único que hizo cuentas y pensó para sí mismo (traducción del croata) “Coño, que si terminamos así, nos eliminan”. El menudo rubito propuso, dispuso, y distribuyó algo de juego en un Real Madrid que seguía gandul, inerte.

Con media afición madridista bramando en cada ataque el clasico grito “¡¡Pero tirad a puerta, joder!!”, Modric recibió en la frontal, amagó el disparo, quebró un defensa y lanzó un chut formidable que hubiera peinado al pelón Evra, salvando la estirada de dos metros de David de Gea, y besando la red tras golpear con violencia en el palo. Un grado menos de efecto en esa bola y el balón no hubiera entrado. De nuevo salió cara. Mourinho sentó a un preparado Benzema a la espera de acontecimientos, por si debía pasar de nuevo a su plan favorito: defender como un equipo pequeño.

Era el momento para el Real Madrid de marcar el segundo gol y resolver el partido. Tengo por seguro que Mourinho, como en Múnich, habría nadado y luego gustosamente guardado la ropa buscando una prórroga mientras caminaba por un alambre. Pero una nueva moneda al aire salió cara. En la siguiente jugada que recuperó el balón el Real Madrid tras sacar el United, un centro del Pipa Higuaín, vencido a banda derecha en la segunda parte, cruzó el área chica de David De Gea encontrando sólo el exterior de la bota de Cristiano Ronaldo, que marcó de nuevo a su antiguo equipo, esta vez con aroma de descabello.

El resto del partido se resumió en dar entrada a Pepe como lateral derecho por Mesut Özil, desaparecido salvo en el elegante taconazo que habilitó a Higuaín en el segundo gol, y guarecerse en la cueva contra diez jugadores rojos, sabiendo que un gol rival podría provocar otro metido por una grada encendida y la consiguiente eliminación. Cuando se debía defender con el balón, quita del terreno al mejor pelotero que dispone el Real Madrid. Eso sí, la jugada sirvió para que Diego López, con el número 41 superando su abstracta belleza, se convirtiera en un titán bajo los palos, y en lanzar otra moneda más para que el colegiado turco no pitara el penalty claro de Ramos, con aún un par de jugadas de ataque para el Manchester United por disputar.

Pasó el Real Madrid, una vez más en Old Trafford. Ninguna diferencia en este aspecto en la efectividad del Real Madrid, pero todas las posibles con la forma de conseguirlo respecto a las dos recientes eliminatorias jugadas por estos dos gigantes del fútbol europeo.  La preocupación llamada Bayern de Múnich sigue en competición y con un juego como el que desplegado anoche ni una buena racha digna de la mejor de la historia de Las Vegas me temo que salvaría al Real Madrid de una eliminación.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion y/o @CompartirPasion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

6 Responses to Crónica del Manchester United – Real Madrid. Vuelta de Octavos de final de la Copa de Europa

  1. @fvidania dice:

    Siento decirte que aunque me ha gustado la crónica me parece una crítica fácil y desproporcionada contra Mourinho. ¿Que el madrid juega al contra ataque? Sí es verdad, ¿pero dónde dice que hay que jugar al pase? el Real Madrid no tiene jugadores de toque y si el contra ataque les ha valido, ¿por qué no jugar así?
    ¿Que no era roja lo de hoy? ¡claro que no! Hasta Mou lo ha dicho. Para mí en estas situaciones donde los clubes se juegan mucho debería entrar la opción de revisar por los árbitros. Al igual que en la NBA y NFL por ejemplo. Aunque claro mira todo lo que ha costado meter la tecnología para el tema del gol fantasma, en 2013, y van a probarla este año…
    Pues eso que me ha gustado la crónica, pero creo que la crítica hacia Mou, el Real Madrid y su estilo de juego es desproporcionada. ¿Qué es defender como un equipo pequeño? ¿defender atrás en tu campo? ¿¿¿Cómo pretendemos jugar al contra-ataque defendiendo en el medio campo??? 😉

  2. Hola Fernando, ‘me alegra mucho que haya puntos de vista diferentes! De lo que se trata es de debatir jajajaja. El contragolpe debería ser desde mi punto de vista un recurso para un equipo grande, algo puntual. No debería ser la tónica general puesto que los equipos más pequeños que él (que son prácticamente todos) y los que defiendan un resultado, como el Manchester ayer, se van a encerrar atrás. Ante eso no hay contragolpe que valga, sino tener alternativas para poder marcar goles en estático.

    Creo que todos los equipos, incluido los grandes, deben tener entre sus registros un contragolpe eficaz para situaciones especiales, como el defender el resultado para matar el partido, pero nunca como única alternativa. Por eso sufrió el Real Madrid ayer.

    El lumbreras de Mourinho también se quejó de que con uno más no puede llegar tanto como lo hizo el Manchester. Y para contrarrestar eso, ¿qué hizo? Sacar a Özil y meter a Pepe. Quitar a uno que sepa jugar el balón. Había que resolver el resultado. Se puede hacer mejor con la pelota, con posesión, y Mourinho evitó eso. Se puede hacer en este caso echándose atrás y no sería deshonroso, pero mejor saca a Higuaín que a Mesut, y con Ronaldo arriba puede crear el mismo peligro.

    ¡Un abrazo!

  3. Juanillo dice:

    Estoy de acuerdo en que el ManU jugó bien sus bazas, pero creo que tras marcar Sergio Ramos en propia puerta eL Madrid se quitó lastres y se fue arriba descaradamente, y pienso que sin la expulsión de Nani al Madrid le hubiese costado más marcar, pero que finalmente pudoo haberla conseguido porque dispuso de algún acercamiento peligroso antes de la expulsión del portugués.
    Considero que se acertó en el primer doble cambio, pero no así en el segundo de Pepe por Ozil, que para mi se hizo demasiado pronto y que hizo que se pasase con apuro el arreón de veinte minutos del ManU cuando no era necesario.
    Alabo el fútbol directo y también de contraataque del Madrid, pero Mou peca muchas veces de tacticista, y pienso que el Madrid tiene jugadores para controlar y dormir los partidos a través de la posesión del balón.
    Un saludo!

  4. @jiNKampano dice:

    Hay varias cosas muy preocupantes en el Real Madrid, una la que todos sabemos. Este equipo es limitado y sólo sabe jugar si su rival deja huecos, dado que está construído para ello y carece de creador y laterales/extremos que abran el campo. Con la expulsión de Nani y la inclusión de Modric al lado de dos ‘jugones’ el Madrid empezó a dominar, y llegar abriendo el muro ingles. La segunda es que Mou dota a sus equipos de un extremismo peligrosísimo: o todos atacar o todos a defender. Contra 10 y 1-2 pudo perder la eliminatoria porque, y Dios sabrá por qué, no supieron defenderse teniendo la pelota: Diego López escribió el resto de la historia.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe