Clasificación Mundial de Brasil, España vs. Francia: Las cuentas pendientes

CompartirPasion: Francia - España

@javicanarion repasa las cuentas pendientes de España y Francia, deportivas y extradeportivas, en su enfrentamiento por la Clasificación para el Mundial de Brasil 2014

España y Francia, al igual que España y Portugal, son los típicos vecinos de pueblos colindantes que mantienen rencillas del pasado. Ya saben, dos pueblos enfrentados, uno al norte de unas montañas y el otro al sur: unas lindes mal señaladas, la sospechosa muerte de un asno con síntomas de envenenamiento, el honor mancillado de la hija de François a manos del golfo de Manolo, el día que el páter Martínez salió a pedradas de la villa gabacha… Rencillas que se pierden en la antigüedad y que ninguno de los dos litigantes tiene muy claro el punto de partida de todas ellas.

CompartirPasion: Ramón Mendoza

@CompartirPasion

Alfredo Relaño escribía que el galán Ramón Mendoza, parafraseando a Von Clausewitz, le comentó que “el fútbol es la continuación de la guerra por otros medios“. No podría haber frase más acertada que la del castizo ex-presidente merengue para referirnos a este partido. Una vez firmado el armisticio entre la Francia napoleónica y España, a principios del siglo XIX, los dos países vivieron una calma tensa. Dos vecinos con muchas cuentas pendientes y un ancestral rencor, con una escopeta colgada de la pared de cal de su casa, a sabiendas que convenciones de Ginebra, Tribunales de Derechos Humanos, o el cuartelillo de la Guardia Civil les impiden quedarse a gusto zanjando sus viejos problemas descerrajándose cuatro perdigonadas a bocajarro.

En los úiltimos tiempos ambos países se han limitado a putearse elegantemente, sin llegar a las manos, sin retirar sus respectivos embajadores en París y Madrid. La sangre, como se suele decir, no ha llegado al río. Al Sur del Pirineo se miró hacia otro lado cuando los oficiales de la Wehrmacht desayunaban cruasanes en Burdeos, al igual que al Norte habían recibido con infinito desprecio al vecino del pueblo del Sur que huía de una terrible guerra fraticida en su propia villa. Los del Norte se entretenían volcando mercancías de fruta en La Junquera y ponían trabas para extraditar a sanguinarios terroristas sureños mientras los del Sur desviaban turistas de costas azules hacia costas blancas y del Sol.

CompartirPasion: Francia vs España

@CompartirPasion

Al igual que en el ámbito rural, nadie sabe a ciencia cierta cuándo comenzaron las rencillas de los dos países. Es evidente que la frontera natural de los Pirineos no ha sido políticamente tan escarpada como lo es en el plano orográfico. Un incesante intercambio de cultura y saber, de miseria y fanatismo, cruzó a uno y otro lado de una frontera que permaneció inestable durante siglos a través del camino de Santiago. El problema de las lindes en los pueblos: François sostenía que Navarra le pertenecía por derecho mientras que Manolo se obcecaba en que el Rosellón era más español que la tortilla de papas, entre otras disputas varias. El gabacho siempre se sentirá orgulloso por haber domesticado aunque fuera parcialmente a la fiera española, en el XIX, mientras que en España siempre podremos argumentar que a su nación la tuvimos, literalmente, cogida por los huevos.

Fue en el siglo XVI, cuando un joven Juan de Urbieta apresó a un gentilhombre bien vestido durante la batalla de Pavía, en Italia. Desconociendo su grado social, informó a sus superiores a los que se les debió caer el fajín al suelo al comprobar que el preso respondía al nombre de Francisco I, Rey de Francia. Mesié François le 1eme fue preso y enviado a una cárcel en Madrid, hasta que aceptó las exigentes condiciones de nuestro Carlos I de España (que luego no cumplió). Tiempos en los que los Austrias españoles quitaban y ponían reyes en la Corte de París. Como Felipe II, que obligó al calvinista Enrique IV de Francia y Navarra a adoptar el catolicismo. La frase histórica que suspiró Enrique al firmar los documentos fue la famosa “París bien vale una misa“.

CompartirPasion: Rafa Nadal en París

@CompartirPasion

Disputas, rencillas, altercados recubiertos de polvo que nos llevan al ámbito deportivo. Miles de partidos amistosos y oficiales entre las selecciones de España y Francia adornan la historia deportiva de ambos países. Aficionados al balonmano, al baloncesto o al fútbol han sido testigos durante décadas de partidos entre los azules y los rojos en los que han saltado chispas. El tradicional dominio francés, con una superioridad deportiva acorde con la económica, ha sido vengado con los últimos triunfos españoles en la capital de Francia. Rafa Nadal, Contador, Induráin, Perico Delgado, han conseguido aumentar la autoestima del españolito medio cada vez que escuchaba emocionado el himno de España en los Campos Elíseos o en las pistas de Roland Garros.

En fútbol, tras unos años sometidos al yugo francés, parece que España ha despertado con la furia que le caracteriza y ha domado al gallo tricolor. La que parecía inalcanzable y orgullosa selección de Francia, campeona del Mundo en 1998 y de Europa en 2000 y 1984 (ante España, Platini marcando a Arconada) ha sido adelantada por la derecha a la altura de Biarritz por su vecino del Sur, España, que atesora un Mundial y tres Eurocopas.

CompartirPasion: Platini y Arconada

@CompartirPasion

Muchos son los amistosos disputados, y el último, un paseo militar de España en Saint Denis. En los últimos partidos oficiales, mucha cruz pero una última cara. Derrota antes mencionada en la Eurocopa de Francia de 1984, aquel único error en toda la carrera del porterazo Luis María Arconada. Derrota en la Eurocopa de 2000, con el penalty fallado por Raúl ante el equipo de Djorkaeff, Thuram, Deseailly, y la legión de genes africanos de la selección gala más multicultural. Derrota en el Mundial de 2006 pese al aviso de Luis Aragonés sobre el colmillo retorcido de la Francia de Zidane, el pelo de la gamba y el culo pelao y tal. Pero victoria en la pasada Eurocopa, en la noche de san Juan, con dos goles de Xabi Alonso en su partido número cien con la camiseta española. Nacido a apenas 30 kilómetros de Iparralde (País Vasco Francés), pero verdugo del orgulloso Coq Sportif.

El partido se presenta realmente apasionante. España aterriza con dudas, aunque no lo diga. El crédito del equipo es efectivamente ilimitado, tras ganar lo que nadie había ganado antes en 4 años. Pero a crédito (que me lo digan a mí) no se puede vivir eternamente, y la Selección necesita urgentemente liquidez en francos franceses. Ganar en París significaría un golpe de autoridad similar al de Real Madrid y Barcelona en la última eliminatoria de Copa de Europa. Un golpe maestro. Robar al vecino del norte todo su rebaño de ovejas merinas en su propio corral.

CompartirPasion: Benzema y Deschamps

@CompartirPasion

Francia parece más distraida con cuestiones más mundanas. Tras su peculiar y divertida autodestrucción a manos del semi-español Raymond Doménech, ha vuelto a asomar la cabeza a manos del vasco-francés Didier Deschamps, fino y canoso ex-jugador de Juventus y Valencia, entre otros equipos. Demostración de que con canas, por cierto, también se puede ser elegante y Señor, oído Setúbal. O vasco y seleccionador pero educado, rubio de Baracaldo. El francés se entretiene en cuestiones como el sentimiento nacional de sus jugadores, en concreto de Karim Horchata-En-Las-Venas Benzema. Antes el franco-italiano Platini y el franco-argelino Zidane, los dos mejores futbolistas que ha parido el Hexágono, no lo hicieron, pero sí llenaron de copas las vitrinas de la Fédération française de football. Personamente comprendo que el aficionado de a pie desee ver el ardor guerrero en sus huestes, en tipos que van a jugarse el prestigio (deportivo) de su nación frente al vecino pobre del Sur. Yo me siento más seguro si veo a militares llorando con rabia en la Jura de la Bandera que si observo a los mismos militares mascando chicle y repasando mentalmente la lista de la compra en dicho acto oficial. Representar a una nación a cualquier nivel, incluso el deportivo, creo que merece como mínimo un sentimiento de pertenencia y orgullo, y sentir el compromiso de no poder fallar a tantas personas, compatriotas que están sufriendo por el desempeño demostrado. Es una gran responsabilidad.

Francia divaga en estas discusiones, que como acabo de demostrar no son más que una distracción de la que debería ser su principal preocupación: España. Una España que se supone herida, y por tanto más peligrosa. En Francia no conocen tan bien como aquí lo peligroso que es recibir por chicuelinas a un toro herido, enrabietado. Mal harían en distraerse porque cantar o no un himno puede tener solución, más o menos drástica. Pero una cornada con doble trayectoria, en ocasiones no hay penicilina que la salve.

Villa y Mata bien podrían ser las astas asturianas que embistan la muleta Tricolor, escoltados por ese centro del campo que es envidia del mundo del fútbol sea la época que sea. Vuelven Hernández y Alonso al centro de máquinas, y la baja de Jordi Alba será cubierta por un Nacho Monreal que despuntó en el Málaga hasta que marchó en el mercado de invierno. Arbeloa jugará en la derecha y será el primer cambio, quizá por Navas, si las cosas no marchan como a don Vicente del Bosque le gustaría.

CompartirPasion: Toro español y gallo francés

@CompartirPasion

Queda poco para el desenlace. Para que minutos antes del partido atrone en París La Marsellesa, himno ideado por Lisle, un petimetre capitán y poeta de poco éxito del ejército francés. El himno, quizá el más famoso del mundo, fue creado para animar a las tropas acantonadas en el río Rihn, en la guerra franco-prusiana. Tras una temporada en el olvido, ciertos soldados que se hallaban en Marsella comenzaron a tararearlo en tabernas y burdeles, hasta llevarlo en marcha a París, entonándolo a pleno pulmón en su desfile por los Campos Elíseos, razón por la cual recibió el nombre de La Marsellesa en lugar de su original Chant de guerre aux armées des frontières (Canto de guerra para los ejércitos de las fronteras). El poder de un himno es tal que fue ensalzado y denostado por Napoleón y Robespierre. Asímismo fue cántico de libertad en la Francia ocupada por el Reich, y asumido como himno nacional en 1958. En estos tiempos de ridícula dictadura de lo políticamente correcto hay sectores en el país hexagonal que abogan por un cambio de letra radical, pues les parece excesiva la violencia de sus versos. Sin embargo, durante la previa, nadie puede permanecer indiferente cuando todo el estadio entone la estrofa final:

CompartirPasion: La Marsellesa

@CompartirPasion

Aux armes, citoyens,
Formez vos bataillons,
Marchons, marchons!
Qu’un sang impur
Abreuve nos sillons!!

Es decir;

¡A las armas, ciudadanos!
¡Formad vuestros batallones!
Marchad, marchad,
¡Que una sangre impura
empape nuestro camino!

Esto es lo que Benzema no tiene a bien cantar. En contra he de decir que pese a la espectacularidad de La Marsellesa, cuando se me pondrá la piel de gallina será al escuchar nuestra Marcha Real de Granaderos en el corazón de Francia, segundos antes del Allons Enfants de la Patrie.

Pase lo que pase en el partido, los vecinos seguirán odiándose mutuamente, mirándose torcido, intentando observarse por encima del hombro o de los Pirineos. En Deporte y en cualquier aspecto. Si los franceses pierden, siempre les quedará la batalla de Rocroi, su gran victoria frente a los hasta entonces invencibles Tercios de España. Si los españoles perdemos, siempre nos quedará la batalla de Bailén, donde el General Castaños hizo plegar las alas por vez primera en Europa a las arrogantes águilas de ese astuto bajito de Napoleón.

Y pase lo que pase, ambos países seguiremos sin conocer el comienzo de nuestras cuentas pendientes.

¡Suerte, España!

CompartirPasion: Torre Eiffel y bandera de España

@CompartirPasion

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion y/o@CompartirPasion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

10 Responses to Clasificación Mundial de Brasil, España vs. Francia: Las cuentas pendientes

  1. @Jesus_Ras dice:

    La foto de la bandera de la Plaza de Colón de Madrid, en la Torre Eiffel…jajaja, muy acertada para esta crónica la conquista de París si la logramos esta noche 😛

  2. @neosercp dice:

    Yo no veo tan fino a Xavi este año y eso creo que lo estamos acusando un montón… de todas maneras hoy tendría que ser un partido mucho más abierto, esperemos, y eso le puede venir bien a España.

    Por otro lado me gustaría que jugase más Mata, tiene mucha clase y combinándolo con la clase que tiene Iniesta, Silva, Xavi(aun sin estar al 100% es un crack)… puffffffff que gozada de selección!!!

    • @Shilk23 dice:

      Xavi está ya en las últimas. Por otra parte en el partido de ida si no llega a ser por Juanfran que se puso a regatear en el min 93. tendríamos los 3 ptos. de ese partido y el fallo contra Finlandia no sería importante.
      Hoy ya podemos rezar para que no se vuelva a lesionar Arbeloa, porque no sé le fue Ribery ni una sola vez y fue cambiar Arbeloa por Juanfran, y Ribery parecía Messi.
      Y otro que no sé que hace en la selección es Pedro que es malo re-malo.

      ALINEACIÓN: Valdes-Arbeloa-Pique-Ramos-Monreal-Busi-Xabi-Xavi-Iniesta-Cesc-Villa

      • Eso de que Xavi está en las últimas… no sé. Puede que para un torneo corto como la Confederaciones que no interesa mucho pero sí el Mundial aún te deje una actuación memorable… acuérdate del “prejubilado” Zidane y la que nos lió en Alemania 2006… Y Xavi no me parece peor que Zidane como futbolista

  3. Que pedazo de artículo Javi, como siempre…
    Solo permitirme un comentario, ¿sabéis por qué Benzema no canta la Marsellesa?.. pues por que le ha costado tanto aprenderse el himno Español que ya no puede con el Francés.. 😀

  4. Anónimo dice:

    para mi la mejor alineacion seria valdes,puyol,pique,ramos,arbeloa,busquets,xavi hernandez,iniesta,pedro,silva,villa

    • Yo es que a Pedro, por más que marcara el gol ayer, no lo aguanto…

      Con todos sanos, mi alineación sería Casillas; Arbeloa (¡¡Montoya madura ya!!) Ramos Piqué Alba; Alonso, Hernández, Silva, Busquets, Iniesta; Villa.

      Con Navas, Mata, Cesc, Soldado, Isco como primeras opciones en los cambios

  5. Que grande Navas ayer… me parece mucha mejor opción que Pedro, sin duda alguna.
    Desde luego, ganar a Francia en el Parque de los Príncipes es una gozada imposible de disimular para un Español que se precie… 😀

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe