Final Four Londres 2013: Las ‘garrapatas cabreadas’ de Olympiakos vencen al Real Madrid de basket

Final Four Londres 2013: Las ‘garrapatas cabreadas’ de Olympiakos vuelven a levantar el centro europeo.

@jiNKampano nos analiza la ‘Final Four’ de Londres 2013, donde el Olympiakos griego se ha vuelto a proclamar campeón de Europa por segunda vez consecutiva. Las ‘garrapatas cabreadas’ de Olympiakos frente al Real Madrid vuelven a levantar el cetro europeo

Llegan los 4 equipos a la sede de la ‘Final Four’ 2013, al principal centro financiero del mundo junto con New York y una de las ciudades con mayor PIB. Londres, ciudad conocida por sus famosos distritos y con algunos de los monumentos históricos más famosos del mundo como el Big Ben, el Tower Bridge o el Buckingham Palace. Capital de Inglaterra y del Reino Unido, hermosa ciudad situada a orillas del río Támesis, cuenta con más de dos mil años de historia desde que fue fundada por los romanos, un pueblo expansionista, celoso, sediento de poder tal y como lo expresaban en su técnica para la arquitectura, de la cual es ejemplo sus colosos como el de Rodas o Nerón, eran símbolos de grandeza, monumentalidad, de poder, de ambición, de imperialismo, y donde todo se ejecutaba en el símbolo del imperialismo por excelencia, el Coliseum, símbolo de Roma eterna. El él se celebraba la ‘muerte como espectáculo’ donde la lucha de gladiadores era el ‘juego’ por excelencia que el emperador ofrecía a su pueblo, a la plebe.

La arquitectura de Roma proviene de la Griega, y como representante griego en los ‘juegos Londres’ aterrizó el Olympiakos de la mano de Georgios Bartzokas y Vassilis Spanoulis, actual campeón. Los gladiadores de Pablo Laso de la mano de ‘Espartaco’ Reyes, aterrizaron en la ciudad inglesa como uno de los representantes ‘hispanos’, el otro era el F.C. Barcelona, con su estrella Juan Carlos Navarro al frente y sensibles bajas. El último en unirse a la batalla era el todopoderoso equipo ruso, CSKA de Moscú, de la mano de su emperador italiano, Éttore Messina. La batalla estaba servida, doble enfrentamiento a muerte súbita iba a dejar sólo a dos, y de esos dos, sólo uno podía quedar en pie.

Final Four Londres 2013

@CompartirPasion

El primer envite, el primer duelo, lo protagonizaron el rico club moscovita y los griegos del Olympiakos. Se enfrentaban el club del talonario dirigido por Éttore Messina, contra el duro equipo heleno. En la mente, la final de año pasado, la del 2012, donde los helenos remontaron 19 puntos al equipo ruso en la final, en una lección de mentalidad. No hubo color. Olympiakos desquició al CSKA con una gran defensa, una intensidad muy bien coordinada y buenas ayudas sobre Krstic, en un partidazo de Hines (un pivot de 1´98…), Perperoglu y Sloukas, y victoria táctica de hombre de “un sólo semblante”, Bartzokas, pintándole la cara al entrenador italiano, que había había dejado unas declaraciones donde quedó retratado “En una final entre CSKA y Real Madrid habría un claro favorito porque el entrenador malo está en Moscú”, en un manifiesto mediocre, lleno de rencor, claro síntoma de un entrenador que en vez de asumir responsabilidades, se llena de excusas. Al más puro estilo Mourinho.

El CSKA se mantuvo en el primer cuarto gracias al acierto de Khryapa pero estuvo muy mal ataque, especialmente sus bases. Teodosic, un jugador en mi opinión sobrevalorado, estuvo fuera del partido, no leyó nada bien de lo que se estaba produciendo, no anticipó el pases cuando había ayudas, y el juego de ataque del CSKA se fue diluyendo a la vez que sus ideas. Las ‘garrapatas cabreadas’ del Olympiakos sembraron su tela de araña, desactivando la máquinaria rusa.”CSKA lose, Olimpiakos win

Final Four Londres 2013

@CompartirPasion

El segundo duelo lo protagonizaron los equipos ‘hispanos’ en un derbi donde el Real Madrid pudo resarcirse de temporadas pasadas. El conjunto dirigido por Pablo Laso logró rehacerse de un mal inicio lleno de dudas, donde fue creciendo a postre que transcurría el partido. El equipo culé ralló la perfección defensiva en un primer cuarto magnífico, con un Madrid despistado y fuera del partido. De la mano de la magia de Sergio Rodríguez y los galones del siempre presente, Felipe Reyes, consiguieron resolver el ‘thriller‘ final con el tesón de su capitán y la calidad del ‘mojo picón’, ante un Barça que no encontró a Juan Carlos Navarro en los minutos finales. El ‘Chacho’, desatado, cambió el partido llevando el ritmo al vértigo y dando un recital de pases y canastas, ante un FC Barcelona incapaz de seguir el ritmo y que sobrevivía por el dominio interior de Tomic y el comienzo del eterno Navarro, que disputaba su séptima ‘Final Four’. En la segunda mitad, el Barça encontró apoyo para Tomic en Joe Ingles y sobre todo en Marcelinho Huertas (19 puntos de tiros a una pierna), protagonista en el tercer período e inicio del último, momento en el que todo parecía perdido para el Real Madrid, pero entonces, de nuevo, la segunda unidad blanca cambió el partido. Sergio Rodríguez asumió el mando y formó con Felipe Reyes una sociedad perfecta ayudado por ‘los tres tenores’ (Rudy,Carroll y Mirotic) en defensa. El talento del base y la eficiencia del capitán agotaron al Barça, incapaz de encontrar a un Navarro por el base canario las ayudas de sus compañeros, y añorando una versión óptima de Lorbek y los lesionados Mickeal y Jawai, que forzó para ayudar a su equipo cayendo lesionado para el resto de la temporada.

El rebote defensivo que había mantenido al Barça en el duelo apareció en los minutos finales y con él sus esperanzas de limitar la ofensiva madridista, que ganó el partido de la forma menos sospechada para un equipo que le gusta correr y tanteos altos, la defensa. El equipo entendió que estos partidos se ganan en defensa y se fajaron hasta la extenuación en los últimos 7 minutos, desarbolando el ataque culé y resolviendo del memorable partido de Felipe Reyes y Sergio Rodríguez. Juan Carlos Navarro fue desactivado y Tomic, como es frecuente, desapareció en los minutos decisivos. El Madrid ganaba el duelo y volvía a disputar otra final de la Copa de Europa 18 años después.

Real Madrid Baloncesto 1995

@CompartirPasion

El precendente se disputó en 1995, la misma final, los mismos equipos. Aquel partido lo ganó el Real Madrid de Sabonis, Arlauckas, Santos, Antúnez, Lasa, Biriukov, Cargol, etc… por 73-61 a un todopoderoso Olympiakos con una nómina de jugadores de la talla de Tarlac, Sigalas, Volkov, Eddie Johnson o Fassoulas… Esta vez se enfrentaban los chavales de Pablo Laso, un equipo que ha vuelto a ilusionar a la afición Madridista y que, como bien dijo Pep Cargol: ‘Laso ha devuelto la identidad al equipo, identidad que empezó con entrenadores como Ferrándiz o Lolo Sainz, y la gente ha vuelto a llenar el pabellón’ ante el vigente campeón de Europa, un equipo sin grandes nóminas que una vez más ha demostrado ser un señor equipo.

La final estaba servida. El primer duelo ya estaba perdido a favor de la infernal afición helena en el 02 Arena, que a pesar de todo, no intimidó a los de Pablo Laso, al menos al principio. Disiparon todas las dudas que se cernían sobre su juventud e inexperiencia en cinco minutos, lo que tardó Sergio Llull en anotar su primer triple. Acompañado por Mirotic, Rudy, ronzando la perfección e intenso en el robo y un sorprendente Mirza Begic, que anotó 2/2 y puso 3 tapones, ‘haciendo de noche’ a los jugadores griegos.

Fue un arranque convincente, frenético, en estado de gracia. Los griegos noqueados se fueron con un alarmante 27-10 al descanso. Todo parecía la final del 95, los mismos síntomas, las mismas sensaciones, hasta que empezó el segundo cuarto y la intensidad física acabaría por cambiar la historia. En Zaragoza, en 1995, con los mismos contendientes, el Madrid saldría airoso. Esta vez no.

Olympiakos volvió al campo 17 puntos abajo y llevo el partido al terreno físico, cerrando filas y subiendo un escalón la imperial defensa que siempre ofrece el equipo Heleno, y ahí es cuando el Madrid empezó a perder el partido. Pero Antic comenzó a asomar desde el perímetro, Law a anotar canastas junto con Perperoglou y Prizentis y Hines a hacerse dueños de la zona. Olympiakos redujo la diferencia en 13 puntos al descanso, y aún no había aparecido Vassilis Spanoulis.

Dijo Joe Arlauckas: “Lo que me preocupa es que Spanoulis lleva un -10 de valoración y ya sólo tenemos 4 puntos de diferencia”.

El partido tuvo un nuevo comienzo, con nuevo protagonista. Sería el ‘MVP‘ de la Euroliga y ‘Final Four’, Vassilis Spanoulis que, tras fallar todo el primer tiempo, y lejos de preocuparse por ello, con 2 triples suyos otorgó ventaja en el marcador por primera vez a los griegos. Posteriormente se sucedieron intercambios de golpes donde se evidenció la desventaja del Madrid en este aspecto. A pesar de todo la ventaja de los equipos alternó y la temperatura llegó al máximo, último envite con tablas en el marcador a 61. El Real Madrid aguantaba la permisividad de los árbitros al equipo Heleno, y su defensa límite. Curioso que el equipo que daba más palos, era menos castigado por las faltas personales. El Madrid nunca pudo ni supo luchar contra ese factor.

Final Four Londres 2013

@CompartirPasion

Vassilis Spanoulis, tremendo jugador que no ha perdido un solo encuentro en su carrera en ‘Final Four’ (6/6), autor de 22 puntos con una serie de triples decisivos y dirección de equipo que le coronan como el mejor jugador del viejo continente en la actualidad, se alió con Acie Law. La batalla del cuerpo a cuerpo estaba llegando a su fin, se atisbaba que la batalla la había ganado el equipo griego llevando el partido a donde le interesó, dejando el principal arma blanca, la anotación, se volvió en su contra. El Madrid desesperó tras los primeros 10 minutos donde parecía que el cuento iba a tener un final feliz, cayendo en una realidad aplastante, y no es otra que, cuando los griegos despertaron y llevaron el partido a donde les interesaba, ni pudieron ni supieron superarles, ni el aspecto físico, ni el mental, ni la permisividad arbitral. Mientras su desventaja no hacía sino aumentar, los helenos llegaron a los 100 puntos ante la impotencia un Laso, que cayó arrodillado ante un equipo que, no olvidemos, hace historia.

Tres de los cuatro últimos campeones han sido griegos. Y a esta final llegaba el Madrid como favorito (igual que en fútbol con el Dortmund y luego les pintaron la cara), llegaba favorito por cosas de la prensa, aunque los que saben de baloncesto tenían el máximo respeto a Olympiakos, porque una vez más ha demostrado ser un equipazo: Duro (quizá demasiado y fuera de lo legal), fuerte físicamente (se ha comido a todo el que se le ha puesto en frente, de talento (jugadores que sin ser superestrellas han demostrado ser muy buenos técnicamente), con una capacidad de equipo sobresaliente (son un equipo y trabajan como tal, sufren juntos, anotan juntos, y se levantan de los golpes juntos), con una defensa superlativa, una mentalidad asombrosa gracias a un buen entrenador y un ‘biatómico’ jugador como Vassilis Spanoulis.

Esto no debe de servir de otra cosa al conjunto de Laso para seguir creciendo, el camino está marcado, solo hay que seguir puliéndolo. El Real Madrid dejó en evidencia que sólo tiene un plan A, extraordinario pero sólo uno, y los griegos lo sabian pues ‘más sabe el diablo por viejo, que por diablo’, y su defensa se centró en cambios contínuos sobre los tiradores, lo cual provoca que no haya tiros fáciles, esto se hubiera evitado con un 5 ‘top’ que de vez en cuando reciba de espaldas y se la juegue con garantías mínimas. Con un 5 de primer nivel no hubieran cambiado así de fácil su defensa (hasta 4 tíos distintos defendían a Carroll sus cortes por la zona hacia fuera) y eso con un tío imponente no podrían haberlo hecho porque lo hubiesen dejado al descubierto y hubiese sido devastador bajo los aros.

La vida y el deporte dejar a cada uno en su lugar y de seguir así, tarde o temprano serán ellos los que alcen el cetro contiental. Las cosas se están haciendo bien, dejemos que todo siga su curso. Del propio Real Madrid (sobretodo de su Presidente) depende seguir completando y mejorando este gran equipo y, bajo mi punto de vista, con un center dominador que juegue bien al poste bajo hay mimbres incluso para dominar Europa en los próximos años. Los ‘Center top’ con caros y cobran mucho, pero estas pequeñas diferencias son las que marcan el devenir de un Club, además… ¿Cuando ha sido el dinero un problema para Florentino? Cuanto ha querido gastárselo, no obstante.

‘Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, y otras hacen que suceda’.

Gracias. Sígueme en twitter @jiNKampano y/o @CompartirPasion

@jiNKampano

Redactor de CompartirPasion. Nada ni nadie golpea más fuerte que la vida. Sígueme en Twitter: @jiNKampano

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestFlickrYouTube

One Response to Final Four Londres 2013: Las ‘garrapatas cabreadas’ de Olympiakos vencen al Real Madrid de basket

  1. Pues estoy de acuerdo con todo. Al Real Madrid se le vino encima un rodillo griego a partir del segundo cuarto… En el descanso, pese a ir por encima del marcador, creo que ningún madridista las teníamos con nosotros… ni siquiera los jugadores, que salieron del vestuario derrotados.

    Pablo Laso sé que es el entrenador ideal del Real Madrid, y debe continuar pase lo que pase incluso en la Liga. Sin embargo también debe aprender y mejor en un par de conceptos…

    Ha sido una oportunidad de oro… esa sensación me queda. No sé cuánto tiempo más podrá el Madrid competir económicamente con el CSKA y otros equipos de baloncesto. Y no sé cuánto tardará el Barcelona en despertar de su pequeño letargo…

    Una verdadera lástima la final.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe