Eurobasket 2013 Eslovenia: España vs. Serbia

CompartirPasion: España Eurobasket Eslovenia 2013

@javicanarion comenta la contundente victoria de España ante Serbia en el Eurobasket de Eslovenia 2013

Mira cómo gana la Selección, España está aplastando a Yugoslavia, por 20 puntos arriba…

CompartirPasion: España Los Ángeles 84

@CompartirPasion

La canción, creada y cantada por Los Nikis, es un exagerado y humorístico ensalzamiento de lo español. La eufórica frase de la Selección viene motivada por la segunda mejor generación de jugadores de baloncesto de la historia de España, el equipo que consiguió la medalla de plata en Los Ángeles 1984. Una Selección formada por tipos con un altísimo nivel de competitividad. Hombres de la talla de Arcega, Beirán, Corbalán, Fernando Martín, José Luis Llorente, Iturriaga, Epi, Margall, Nacho Solozábal, Romay o Andrés Jiménez. Ellos consiguieron en California el mayor hito de nuestra historia olímpica, por la repercusión que tuvo en nuestro país. Es a raíz de este éxito cuando las canchas de baloncesto se generalizaron en todo el territorio nacional, y cuando el baloncesto consiguió acercarse a muy poca distancia al fútbol en popularidad. Ayudó, por supuesto el sonrojante fracaso de la Selección de fútbol en el Mundial de España 82.

Estos nombres permanecieron inalterables en lo más alto del imaginario colectivo, hasta que sonaron tambores de guerra desde la cercana Lisboa, ciudad que algún día alguien conseguirá explicarme en qué consiste su encanto. Una medalla de oro en un Mundial, aunque sea juvenil, no era lo habitual para un deporte que atravesaba un particular vía crucis por el desierto, con Alberto Herreros como único mástil visible de una embarcación que zozobraba sin posibilidad de llegar a un buen puerto. Los júniors de oro, como se les conoció a partir de ese momento, estaban preparados para hacer historia, para convertirse en el mejor equipo español de la historia, en cualquier disciplina deportiva. Sí, incluido el fútbol.

CompartirPasion: Juniors de Oro Lisboa 99

@CompartirPasion

Tras muchos años de grandes éxitos, anillos y medallas, reconocimientos y premios, la Selección se presentaba en el Europeo (Eurobasket) de baloncesto de Eslovenia con mucha incertidumbre a su alrededor. Las bajas, a priori, parecían definitivas. Pau Gasol, el Gran Kahuna de esta generación, debía parar este verano tras pasar por chapa y pintura. Felipe Reyes, el gran capitán, el de los testículos más grandes que el caballo de Espartero, también descansaba por primera vez desde hace trece veranos. Juan Carlos La Bomba Navarro se vio obligado a reposar después de llevar dos temporadas jugando siempre entre algodones, con terribles problemas físicos. Los tres tienen el punto de mira en el Mundial de España de 2014, que será con casi toda seguridad el último canto de cisne de esta maravillosa generación. El africano Serge Ibaka y el balcánico Nicola Mirotic renunciaron a la Selección, el primero por molestias físicas y negativa de los Oklahoma City Thunder, que acaban de renovar su contrato muy al alza, y el segundo porque intuye que jamás irá a la Selección si va Ibaka, por la ley que impide a dos nacionalizados acudir a la vez a una convocatoria oficial. Si el año que viene no cambia la norma, probablemente le veamos en el Mundial con la Selección de Crna Gora, Montenegro.

La prensa, por tanto, se hacía cruces con nuestro juego interior. Marc Gasol, alta con suspense para este verano, se convertía en algo que nunca fue con la presencia de su hermano: Nuestra estrella, el jugador llamado a ser dominante en todos los partidos. Junto a él, un combativo Xavi Rey, del Gran Canaria, y Germán Gabriel, rescatado para la causa tras haber ganado el oro en Lisboa ’99. Los hombres altos estarían ayudados por Víctor Claver, que debía por fin dar un paso adelante en sus prestaciones, y de forma testimonial, por Mumbrú, San Emeterio y Pablo Aguilar.

CompartirPasion: Ricky Rubio, José Manuel Calderón y Sergio Llull

@CompartirPasion

La Selección, cualquiera podría intuirlo, ante las bajas de la pintura debía dar un giro en sus preferencias hacia el perímetro. No existe un combinado nacional en toda Eslovenia con el poder de fuego artillero como el que dispone España. Sergio Llull, Sergio Rodríguez, Ricky Rubio, José Manuel Calderón, y Rudy Fernández aunan espectáculo, coraje, fantasía, puntería y rapidez. Nadie en este Eurobasket puede presumir de una línea de perímetro tan temible como la nuestra. España debe surtir de balones a Marc Gasol, es cierto, pero Marc (y esto lo hace como pocos en el mundo del baloncesto), debía también surtir de balones al perímetro. Como un base en la pintura.

España rozó la perfección ante Serbia. La canción de Los Nikis inspirada en la generación de Los Ángeles podría volver a cantarse duplicando la cifra, pues hasta de cuarenta puntos llegó a vapulear nuestra España a Serbia, corazón de la antigua Yugoslavia. Tuve el privilegio de viajar a Belgrado y comprobar en primera persona cómo los serbios aman el baloncesto. Cómo no amarlo, cuando los plavi han llegado a disfrutar del mejor equipo de baloncesto que haya pisado un parquet en Europa, pidiendo permiso a la URSS de Sabonis… y a esta España actual.

El lobo español ayer olfateó la sangre de una Serbia plagada de noveles. España jugó con sangre en el ojo, espoleada por unos minutos finales infames frente a Italia. Cabalgaba a lomos de la rabia acumulada tras tres inexplicables derrotas en los ocho partidos disputados. Volaba por el orgullo herido por leer, una y otra vez, que sin las bajas antes mencionadas se convertían en un equipo mediocre, abúlico, sin posibilidad de medalla. España fue ayer un compendio de ira, venganza, rabia, orgullo, calidad, velocidad, acierto, intensidad, físico y talento. Destrozó a Serbia sin tener ninguna piedad. Cada dentellada le provocaba una sonrisa de placer. No eran los zarpazos destinados a Serbia en sí, sino a todos los incrédulos, a los que no confiaban en un grupo que tantas alegrías nos ha dado. Al igual que Rafa Nadal en este año tras su lesión, las canastas y los raquetazos imposibles no son contra el rival de turno, son contra los propios fantasmas y demonios, interiores y exteriores, contra la envidia y el cainismo de este país que tarda la décima parte de tiempo en derrocar ídolos que en erigirlos.

CompartirPasion: España - Francia

@CompartirPasion

Toca Francia, el viernes a las 9 de la noche, hora peninsular, en el Palacio de los Deportes de Ljiubliana. Una preciosa y coqueta ciudad que vivirá una auténtica batalla campal entre dos naciones que se temen y respetan, España frente a un equipo azul castigado hasta extremos pornográficos por nuestra Selección. Los franceses tienen muchas ganas a España, son muchas derrotas a las espaldas frente a su vecino del Sur. Han presentado un equipo señalado como favorito número uno por muchos de los gurús del baloncesto europeo, pero… España suele enrabietarse y competir como un vendaval cuando las circunstancias y el entorno parece volverse más en su contra. Ustedes, cada uno, tendrá su opinión. Pero al igual que me pasa con Rafa Nadal, contra esta Selección de España jamás se me ocurriría apostar. Este Eurobasket es el tercero que aspiramos a ganar consecutivamente. Es ponerse a la altura de Yugoslavia y en la senda de la gran Unión Soviética. Es, p0r tanto, entrar  en la historia. La apuesta más segura, siguiendo la lógica y el corazón, es confiar en unos tipos de dos metros que están acostumbrados a escribir esa historia a cada partido. Disfrutemos de este gran equipo que es España. Disfrutemos de este maravilloso deporte que es el baloncesto.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion y/o @CompartirPasion.

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe