El ‘Mito de Beamon’, un salto de esperanza

Michael Jordan's game winner v. Utah Jazz

@jiNKampano nos relata el salto de longitud que cambió la historia del atletismo, una hazaña sin precedentes que perdura aún en el tiempo en modo de Leyenda viva.

Noche navideña, noche fría de finales de 2013. La crisis económica, crisis de recortes sociales, de sobresaltos, de incertidumbre, de malas noticias, socavan los cimientos del Estado del Bienestar y atizan sin compasión a miles de personas. El año acaba y la imágen del mismo es la de miles de personas con los nervios a flor de piel, la metáfora de un país modelado por los golpes de la crisis más fuerte desde los años 30. Desde que el castillo de naipes de la economía española saltara por los aires allá por el año 2008, la tasa de ciudadanos en riesgo de exclusión social y pobreza ha subido vertiginosamente. Lo más grave es ver una sociedad desmotivada, sin futuro, sin perspectivas en sus vidas, en definitiva, sin esperanza.

Son momentos incluso de duda, duda del propio ser humano, en lo que se ha convertido, y en lo que ha convertido su propia sociedad. Ver los telediarios, donde un 80% son desgracias, y otro 20% deportes, ejemplifica con claridad en lo que nos hemos convertido. Una sociedad donde los valores y la honradez no se premian. Dijo Thomas Hobbes que “El hombre es un lobo para el hombre”, la codicia del ser humano está matando al propio ser humano. El hombre, no puede vivir sin esperanza, el ser humano, debe tener metas en la vida. No obstante, a veces ocurren momentos mágicos, momentos que nos muestran que ‘nothing is impossible’. A veces, ocurren hechos que se catalogan de extraordinarios, son momentos en la historia que nos enseñan que la esperanza, es una cosa buena, y las cosas buenas, nunca mueren. Son pasos en la lucha del ser humano contra los elementos, contra sus circunstancias, pasos que nos enseñan que el futuro, sino existe, se puede crear, que todo es posible si se cree.

Atletismo: El 'Mito de Beamon', un salto de esperanza - Bob Beamon

@CompartirPasion

El 18 de octubre de 1968, en los Juegos Olímpicos de México, el atleta norteamericano de 22 años, Bob Beamon, a más de dos mil metros de altura sobre el nivel del mar, con la pureza oxigenada, las condiciones perfectas, una presión atmosférica notablemente baja y momento de inspiración divina, voló por la tierra de México en un salto para la Humanidad. Beamon, que fue un atleta estadounidense sin mayor éxito que ese Oro en salto de longitud en México 68′, cuya mejor marca antes de México’68 había sido 8’33, y que habitualmente no pasaba de los 8’22, pero que con aquél salto consiguió mucho para la historia del deporte.

A las 4 de la tarde de aquél 18 de octubre de 1968, Dios se vistió de Bob Beamon, el espigado atleta con piernas de pantera y carrera elegante, con un pantalón blanco y con el dorsal 254 sobre el pecho de su camiseta azul marino. Inició la zancada de su vida, con sus potentes piernas, una carrera confiada, una perfecta batida, en un vuelo imperial, con un pedaleo eterno por el aire de México para arerrizar en la arena, un siglo después, con la televisión en color y su nombre escrito en el Hall of Fame del atletismo mundial. 19 zancadas y seis segundos son los datos y el tiempo que tardó Bob Beamon en escribir un hito sideral, un salto para la historia pulverizando en más de medio metro el anterior record del mundo de la especialidad, aquella tarde Dios vestido de Beamon saltó la escalofriante marca de 8,90 metros. Aunque a día de hoy, medio siglo despues, ya sea un record batido – oficialmente sólo una vez, Mike Powel, 8,95 en los mundiales de Tokio, 1991 y extraoficialmente por Carl Lewis con 8,91, en esa misma final pero no homologada por más viento a favor de lo permitido – sigue siendo ‘El salto del siglo XXI’ ya que, sólo una vez ha sido superado con viento legal, nadie lo ha superado en Olimpiadas, y en lo que va de siglo nadie se le ha acercado siquiera, ni hay perspectivas de que lo hagan.

Atletismo: El 'Mito de Beamon', un salto de esperanza - Bob Beamon - Mike Powell

@CompartirPasion

Beamon, original Queens (Nueva York), huérfano de madre, con un padre maltratador y un hermano discapacitado, se crió en uno de los guetos de Nueva York con mayor tasa de crimen organizado, el gueto de South Jamaica. Tenía un talento imnato para el deporte, y que había jugado al baloncesto, se especializó en el salto de longitud. Bob, que tuvo que luchar contra el racismo que había con los atletas negros, se presentó en las olimpiadas de México con un balance imponente durante todo el año. La especialidad del salto de longitud es una prueba en la que se han conseguido menos records a lo largo del tiempo, ya que es es una prueba donde predomina el talento imnato por encima de la técnica, no ha habido muchos saltadores extraordinarios en la historia del atletismo, ha sido una de las pruebas atléticas en la que menos récords se han establecido a lo largo de su historia. Legrende, Jesse Owens, Ovanessian, Ralph Boston son algunos de los plusmarquistas que fueron avanzando la distancia del record, pero mucho fué el tiempo invertido para apenas 20 cm de ganancia entre todos. Hasta que llegó el marciano de Queens y rompió la barrera de lo entendible por la mente humana.

Bob resurgió de aquel salto haciendo el ‘salto de la rana’, tranquilo, dando pequeños saltitos y al trote, ajeno a todo, esperando sin impaciencia la marca para ver si había conseguido su propósito, el oro. A su vez, en aquellos juegos se estrenó otro medidor (óptico), pero este fue inútil para medir la brutal distancia del americano, por lo que se tuvo que recurrir a la fórmula tradicional, la cinta métrica. La marca se hizo esperar, pero Bob permanecía tranquilo. Finalmente el estadio estalló en un grito de perplejidad, eran 8,90, una marca futurista, un salto de otra dimensión. El salto de los saltos, la marca de las marcas, para la gesta de las gestas del deporte mundial. Bob Beamon había conseguido un récord del siglo XXI, de año 2000, había pulverizado el anterior record en la escandalosa cifra de 55 centímetros. El americano, no conocía el sistema métrico decimal, y sólo entendía las medidas cuando se las decían en yardas, pies y pulgadas. Cuando le dijeron que había saltado 8,90 no sabía realmente cual había sido su marca. Cuando le tradujeron la distancia el atleta norteamericano comenzó a bailar para después quedarse en estado de shock derrumbándose en el suelo y llorando como un niño con las manos en el rostro.

Atletismo: El 'Mito de Beamon', un salto de esperanza - Bob Beamon -  Powell y Lewis

@CompartirPasion

Lynn Davies, que hasta entonces era el vigente campeón, comentó resignado que Beamon “Habia destruído la prueba” y surgió a partir de aquél momento, en la jerga del atletismo, el adjetivo Beamonesque, aplicado a cualquier hazaña o hecho espectacular fuera de lo común. Porque lo que consiguió el americano aquél día está catalogado como fuera de lo normal. Aquella tarde Bob Beamon comenzó su leyenda, pocos meses después de que Armostrong pisara la luna. Bob no la pisó, pero con su estratosférico salto se catapultó de pleno en otro siglo. Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad. Como si de haber viajado con el ‘DeLorean’ del film ‘Regreso al Futuro’ se tratase, el genio de Queens, se precipitó en la era de las redes sociales, google, y los dispositivos móviles inteligentes; la época del paro, de las desigualdades sociales, la corrupción y la codicia. Bob, aquél día, no sólo se levantó dando saltitos desde la arena, ajeno a todo, sin saber que había entrado de pleno en la historia del atletismo, sino que, además, viajó en el futuro, con su plusmarca sideral, para decirle a la sociedad del Siglo XXI, que si él pudo lograrlo, y nosotros también, todo puede cambiar.

Feliz 2014.

Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, y otras hacen que suceda’.
Gracias. Sígueme en twitter @jiNKampano y/o @CompartirPasion

@jiNKampano

Redactor de CompartirPasion. Nada ni nadie golpea más fuerte que la vida. Sígueme en Twitter: @jiNKampano

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestFlickrYouTube

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe