Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954

@CompartirPasion

@elprofepoeta nos lleva a recorrer la historia de los mundiales, repasando los hechos mas relevantes del evento mas importante de fútbol.  En esta ocasión recordaremos el Campeonato Mundial  Suiza 1954.

En el Congreso de la FIFA celebrado en Luxemburgo en 1946, aparte de conceder la organización del Mundial de 1950 a Brasil, se decidió que Suiza sería el escenario del torneo de 1954. Una elección lógica, dadas las características del país alpino, sin enemigos declarados, de elevado nivel económico y de pequeñas dimensiones, lo cual facilitaba los desplazamientos. Además no había otro lugas más idóneo para conmemorar las cinco décadas de vida de la FIFA si se tiene en cuenta que su sede se encontraba desde 1932 en Zurich, concretamente en el número 77 de laBahnhofstrasse. Treinta y ocho federaciones se inscribieron para las eliminatorias. Dos de ellas, Uruguay (campeona en 1950) y Suiza, se clasificaron de oficio. Las treinta y seis restantes fueron distribuidas, en febrero de 1953, en trece grupos, de los que debían salir catorce clasificados. El único que contaba con cuatro contendientes, dos de los cuales se clasificaban, era el constituido por las selecciones británicas.

Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954

@CompartirPasion

La baja más notoria fue, como en 1950, la de Argentina. Tras ganar el Campeonato Sudamericano de 1947 en Guayaquil, se mantuvo al margen de torneos oficiales hasta 1955 por distintas razones. No pudo inscribirse Colombia, excluída de la FIFA por no respetar las normas de contratación de jugadores extranjeros para su Liga. De Europa sólo faltó un grande: la URSS. Los grupos se constituyeron de modo absolutamente arbitrario y sin mediar sorteo alguno, lo que provocó todo tipo de protestas.

Se esperaban escasas sorpresas en las eliminatorias. Pero las hubo. La mayor fue, sin duda, la eliminación de España por su único rival, Turquía. En Madrid ganaron los españoles por 4-1 pero, en Estambul, los otomanos vencieron por 1-0, lo que dio lugar a la disputa de un desempate. Horas antes de que éste comenzara, llegó a la concentración española un telegrama, presuntamente enviado por la FIFA, en el que se avisaba de la improcedencia de alinear al nacionalizado Ladislao Kubala debido a supuestas irregularidades en la tramitación de su ficha. Nadie se preocupó por investigar la autenticidad del aviso, Kubala no jugó y una España gris y desorientada no pudo más que empatar. Se debió recurrir al sorteo y el niño Franco Gemma sacó el papel con el nombre de Turquía. Los euroasiáticos, eufóricos, lo invitaron al Mundial. Y en el fútbol español hubo renuncias y despidos por doquier…

Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954: Portada mundo deportivo el bambino

@CompartirPasion

Una de las grandes novedades del torneo fue la transmisión televisiva. Meses antes se había constituído Eurovisión, formada por la asociación de las cadenas de Alemania Occidental, Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Reino Unido, Italia y Suiza. Se transmitieron en total ocho partidos. El Francia-Yugoslavia tuvo el honor de ser el primer evento futbolístico que se presenció simultáneamente en diversos países en directo. Por lo tanto, a los 880.000 espectadores que acudieron a los estadios suizos se sumaron cuatro millones más que vieron la Copa desde sus hogares.

Lo peor de la organización del Mundial de 1954 fue el sistema de competición elegido. Se constituyeron cuatro grupos sin mediar sorteo y se nombraron, también a dedo, dos cabezas de serie en cada uno, los cuales no podían enfrentarse entre sí. Tampoco lo podían hacer, claro, las otras dos selecciones. Cada equipo, entonces, sólo jugaba dos partidos, y se clasificaban para cuartos de final los dos primeros del grupo. En caso de empate, debía disputarse tiempo extra y si en éste no se alteraba el marcador, se daba por válido el empate.

En los cinco encuentros que se jugaron en el grupo 2 se marcaron nada menos que 41 goles, lo que arroja un promedio de 8,2 por partido. Un récord. Como lo sería, también, la media final de tantos del campeonato que fue de 5,3 por partido. En 26 encuentros se marcaron 140 goles.

En cuartos de final se vivieron dos partidos muy distintos. En el primero, Alemania Occidental, no sin cierta ayuda arbitral y con mucha fortuna, ganó por 2-0 a Yugoslavia. El otro, Hungría-Brasil, para muchos la final anticipada del torneo, acabó en una auténtica guerra. Pese a la ausencia de Puskas, lesionado, los magiares, con goles de Hidegkuti y Kocsis, se colocaron con un 2-0 favorable en el séptimo minuto. Un penal permitió acortar distancias a Djalma Santos antes del descanso. Luego, Lantos, también desde los doce pasos (un penal muy discutido) colocó el 3-1. Julinho, el 3-2 y ya en los últimos segundos Kocsis acabó con las esperanzas del cuadro brasileño, que había metido dos tiros en el palo.

Hasta el 3-1 el juego había sido duro aunque no violento. Pero, a partir de ahí, los brasileños, contrariados, empezaron a dar patadas. Al comenzar las hostilidades, Josef Boszik, un caballero del fútbol (era además diputado en el Parlamento Húngaro), perdió los nervios y se trenzó a golpes con Nilton Santos. El árbitro inglés Arthur Ellis los expulsó a ambos. Minutos después, Humberto enfiló también el camino de los vestuarios. Al final, se vieron escenas lamentables: tres jugadores persiguieron a Kocsis por todo el campo, Pinheiro rompió una botella en la cabeza del lesionado Puskas, el arquero Castilho le hizo un tackle de rugby a un policía, un fotógrafo brasileño golpeó a otro guardia; sillas, máquinas fotográficas y camisetas destrozadas… En una palabra, lo nunca visto en un Mundial. La FIFA amonestó con dureza a los contendientes pero no impuso ninguna sanción.

Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954

@CompartirPasion

Más pacíficas fueron las semifinales, sobre todo la que protagonizaron Alemania Occidental y Austria. El 6-1 favorable a los germanos fue concluyente.
En la otra, Hungría y Uruguay ofrecieron un espectáculo maravilloso, una confrontación de increíble nivel técnico, plena de emoción. Los viejos cronistas afirman que aquel fue el mejor partido de la historia de la Copa del Mundo. Los dos equipos jugaron con espíritu ofensivo, rivalizando en inteligencia, táctica y habilidad. Los porteros Máspoli y Grosics tuvieron que multiplicarse. Czibor logró el 1-0 muy pronto y, al inicio de la segunda parte, Hidegkuti marcó el 2-0. Cuando todo parecía perdido para los uruguayos, campeones vigentes, guiados por un Schiaffino genial, consigueron empatar con dos goles de Hohberg en el cuarto de hora final. El tiempo extra alcanzó cimas de verdadero dramatismo. El uruguayo Hohberg estrelló un tiro en el palo y Kocsis, en los minutos finales, decantó la balanza del lado europeo con dos estupendos goles. Era la primera derrota que sufría Uruguay en un Mundial. Hubo lágrimas entre sus jugadores, que dieron toda una lección de fair play. Luego, desmotivados, perderían el partido de consolación ante Austria.

La gran final

Nadie podía atreverse a no considerar a Hungría como la gran favorita para ganar el título, y que tenía todos los argumentos a favor: desde 1950, los hombres de Sebes no habían perdido ninguno de los 32 partidos que disputaron, habían ganado el título olímpico y contaban con triunfos tan resonantes como un 6-3 en Wembley (el primer K.O. sufrido por Inglaterra de local) o un 7-1 ante el mismo rival en Budapest. Y, además. en el torneo ya habían batido al otro finalista, Alemania Occidental, por 8-3 en Basilea.

Ya sobre el embarrado césped del Wankdorf Stadion, la superioridad de la Aranycsapat (equipo de oro en húngaro) se evidenció muy pronto. A los ocho minutos ya dominaba por 2-0 gracias a los tantos de Puskas y Czibor. Pero Alemania Occidental no se hundió, y Morlock y Rahn lograron igualar antes que se cumpliera el minuto 20.

La máquina de Sebes siguió funcionando como solía, pero la suerte no estaba de su lado aquel lluvioso 4 de Julio de 1954. Puskas falló goles increíbles, Hidegkuti (por dos veces) y Kocsis enviaron balones al palo, Turek, el arquero germano, salvó lo imparable y Liebrich y Kohlmeyer sacaron dos pelotas en la línea. Y, a falta de seis minutos, la desgracia de los centroeuropeos fue ya total. Boszik perdió el balón en terreno alemán a pies de Schäfer, quien inició un rápido contragolpe, cedió a Fritz Walter y éste envió un pase al punto del penal donde Helmut Rahn remató. Alemania Occidental acababa de marcar el tercer tanto!

Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954

@CompartirPasion

Hungría lo intentó todo incluso en los minutos finales, e incluso Puskas marcó un gol que Walter Ling anuló por offside de Hidegkuti. Con el 3-2 se llegó al final del encuentro. Nadie podía creer lo que había ocurrido en el estadio de Berna. Ni siquiera los propios ganadores, quienes sólo despertaron cuando Jules Rimet, que dejaría la presidencia de la FIFA poco después, entregó la estatuilla a Fritz Walter.

Tiempo después se rumoreó que los alemanes se habían dopado. Lo cierto es que, tras el encuentro, varios jugadores tuvieron que ser hospitalizados debido a una presunta ictericia infecciosa. También se afirmó que el gobierno húngaro vendió el título a cambio de tractores y maquinaria agrícola. Nada, lógicamente, pudo demostrarse. Sea como fuere, lo real es que aquel día concluyó su brillante camino uno de los mejores equipos de todas las épocas y que de manera insospechada el fútbol alemán ingresó en la élite.

Goleadores: 

Kocsis (Hungría) – 11
Morlock (Alemania Occidental) – 8

Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954

@CompartirPasion

Probst (Austria) – 6
Hügi II (Suiza) – 6
Rahn (Alemania Occidental) – 4
Ballaman (Suiza) – 4
Hidegkuti (Hungría) – 4
Puskas (Hungría) – 4
Borges (Uruguay) – 4

Un saludo. Recuerda que puedes seguirme en twitter: @elprofepoeta y/o @CompartirPasion

@elprofepoeta

Me llamo Ezequiel Duarte y soy entrenador de Running y escritor. Los guiare para que puedan desarrollar este deporte con pasión y alegría, ademas de informarles sobre los eventos y deportistas mas destacados de esta disciplina. Pueden seguirme en facebook https://www.facebook.com/pages/Ezequiel-Duarte-El-profe-poeta-/193309724046512 o twitter @elprofepoeta

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

3 Responses to Copa Mundial de Fútbol Suiza 1954

  1. Miriam González Martín dice:

    Suelo comentar las entradas deportivas que yo he vivido de 1ª mano, pero ni yo había nacido ni mis padres tampoco. Pero buenísima entrada. Felicidades

  2. Que Hungría no se llevara ese Campeonato del Mundo entra de lleno en las grandes injusticias de la historia del deporte. Fue sin duda una de las mejores selecciones de todos los tiempos. La delantera con Kocsis, Hidegkuti, Czibor y Puskás era una auténtica máquina de hacer goles. Y eso que les faltó Laszi Kubala, que ya jugaba con España. A mi modo de ver, una pena que no se llevaran el Mundial, y otra pena que una gran España. con Molowny, César, Basora, Kubala, no pudiera medir sus fuerzas en el campeonato.

    Arany es oro en húngaro, y el nombre de una de las marcas de cerveza más famosas de allí, muy rica por cierto.

    • Anónimo dice:

      No fue injusto, se veía venir, los brasileños los mataron a patadas, con Uruguay prórroga, con Alemania, ganaban 2 a cero a los pocos minutos (se confiaron).Además, los ingleses seguían siendo el equipo mítico, al que sólo con empatarles ya eras un grande, y ellos los habían goleado. Para mí, la victoria alemana es una hazaña mayor que el maracanazo, pero repito, se veía venir la tragedia húngara. Un saludo.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe