España y sus deportistas

Gasol abanderado de España

@javicanarion escribe sobre la polémica del compromiso de los jugadores con España

Dos noticias sobre el compromiso de nuestros deportistas están de actualidad en estos días en nuestro país: La participación de los deportistas catalanes en manifestaciones y votaciones bananeras en Cataluña y el mutis por el foro de los tenistas en la Copa Davis que supuso un aberrante descenso al grupo B en un patético fin de semana en Brasil.

Mostraré mi opinión intentando ser lo más comedido posible. Siempre he pensado, y me parece de una lógica aplastante, que para defender algo con garantías hay que sentir un gran apego y afinidad por lo que se defiende. Representar a un país como el nuestro, con tanta y tan rica historia, debe conllevar una enorme responsabilidad que es debidamente pagada con el orgullo que significa defender los colores rojo y amarillo de nuestra Nación. Contemplar un estadio o una cancha llena de banderas mientras retumba el himno nacional coreado por toda la grada del estadio, y por muchos más en sus casas, debe ser una sensación única, de comunión con millones de personas que adoran y envidian a ese mismo jugador por el hecho de estar allí viviendo una experiencia que ninguno de nosotros podremos vivir nunca.

CompartirPasion: Cataluña, España

@CompartirPasion

Nadie duda de la profesionalidad de aquellos jugadores que han vestido la camiseta roja de España sin tener una gran afinidad por (su) nuestra patria. También es entendible las tibias muestras de patriotismo en los años ochenta de algunos jugadores vascos con la tétrica sombra de la serpiente y el hacha de ETA sobrevolando sus cabezas. Lo que no puedo comprender, y a fe que lo intento, es la doble moral que utilizan unos jugadores apoyando una votación que jamás se tuvo que haber celebrado sobre la secesión de un territorio que es parte fundacional y fundamental de la historia de España, como lo es Cataluña. Región maravillosa, poblada de gente trabajadora y hospitalaria, ejemplo mil y una veces para el resto de España por su patriotismo y resistencia ante el invasor, cuya ira sufrieron especialmente al ser terreno fronterizo, como en el sitio de Gerona, como en la resistencia de Barcelona ante el francés. Orgullosos de ser españoles como reza alguna placa bicentenaria histórica en la Ciudad Condal ahora escondida en los recovecos del Barrio Gótico.

No creo suficiente esa profesionalidad. La vida es algo más que eso, es pasión como proclamamos desde nuestra página. Para dar algo más, traspasando los límites del sufrimiento y del esfuerzo en un partido, hay que sentir lo que se está luchando. Es evidente que no van a perjudicar a una Selección Española. No creo que estos jugadores que han hecho pública su opinión independentista jugaran mal por el hecho de no sentir los colores. Simplemente que no dieron todo lo que llevaban dentro pues no luchaban por algo en lo que creían, sino por su propia vanidad de ganar títulos, honores y prestigio individual. Creo que un jugador que no esté completamente convencido de saber qué defiende, a qué tiene que honrar y el sacrificio que debe suponer tener un escudo tan histórico en el pecho no debería ir a la Selección. Un escudo que a diferencia de las demás selecciones, que portan el de algo tan aséptico como las federaciones del deporte correspondiente, es el de España, con sus cinco reinos medievales, su corona real y las dos columnas de Hércules con la leyenda de Plus Ultra, de que decubrimos un Más Allá en América con la colaboración básica de vascos y catalanes, sin la cual no se podría haber conseguido tal hazaña.

CompartirPasion: Copa Davis

@CompartirPasion

Tema más delicado es el de los tenistas, y algún baloncestista, pues gente de patriotismo declarado y probado como Pau Gasol, Rafa Nadal, Fernando Verdasco, David Ferrer, Feliciano López… han renunciado en alguna ocasión a defender los colores nacionales. La Copa Davis es un marrón, deslizó Carlos Moyá, último capitán del equipo español y que por cierto también desertó en algún partido de la Davis. El que piense así, no debería jamás volver al equipo nacional. Tanto para tenis como para fútbol o baloncesto o cualquier otro deporte. En qué nos hemos convertido cuando pensamos que jugar por la propia patria es más un inconveniente que un orgullo. Creo que deberían hacer examen de conciencia, volver a los orígenes cuando jovenes pensaban que vestir la camiseta roja era lo mejor que le podía pasar a un deportista, y no volver a abandonar un barco que sin ellos, para bien o para mal, va a la deriva. Por encima del nivel del campeonato, o de si hay capitán o capitana.

CompartirPasion: Xavi bandera España

@CompartirPasion

No es un canto a la testiculitis ni a sacar los tanques a la calle. Es un canto a la coherencia. Patria, patriotismo, sentimiento nacional, orgullo de nación… son conceptos que como decía Rocío Jurado del amor, se nos rompieron de tanto usarlos durante cuarenta años… hace cuarenta años. Reinventemos estas palabras, quitémosle el polvo y la mierda que rojos y azules echaron sobre ellas durante tanto tiempo. La patria no es exclusiva de nadie, es propiedad de todos los españoles que sepan cuidarla y amarla. Como es la patria para cada uno de los países del mundo menos parece para el nuestro. No puede volver a repetirse una escena de tensión como la de la celebración de la Euro 2008, cuando cada jugador terminaba su discurso con un lógico y eufórico ¡Viva España! que a Xavi Hernández hubo que arrancárselo con sacacorchos, pues estaría pensando a saber qué consecuencias por expresar, ironías de la vida, un sentimiento de empatía y alegría por su propio país.

Sí, soy patriota, y cometo el terrible pecado de desear que cada jugador que me represente sienta lo mismo, y se deje hasta la última gota de sudor en defendernos como yo me la dejaría si tuviera su calidad para ser seleccionado por España. Celebrando los éxitos con la bandera que nos representa a todos, la bandera de España, no con una regional. Por más que lo escribo, lo sigo viendo lógico.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

5 Responses to España y sus deportistas

  1. @iskhra dice:

    Patriotismo y deporte son cosas que, en mi opinión, no encajan bien y que por lo tanto hay que separar muy mucho. El patriotismo no deja de ser una idea política que no todos comparten y el deporte tendría que ser mucho más transversal e inocuo. Ya no estoy hablando de la idea de patria o nación que tenga cada uno. En mi caso, no me siento cómodo con ninguna patria, tenga los colores en su bandera que tenga. Mi patria es mi familia, mi barrio, etc. De hecho, para mí, el patriotismo es una idea de confrontación y de organización de una sociedad que no tiene base histórica, pues la mayor parte de la historia de la humanidad no ha hecho falta para nada.

    Llevándolo a la selección de fútbol. No he oído a ningún jugador catalán posicionarse claramente a favor de la independencia de Cataluña. En todo caso se han posicionado a favor de la consulta, que es otro tema diferente. No obstante, entiendo que habrá casos que no quieran ser españoles. Obviamente, no se les puede pedir sentir algo que no sienten. Esta sociedad tendría que estar más madura para aceptar el sentimiento independentista que puedan tener los futbolistas y establecerse un mecanismo de que puedan negarse a jugar con la selección sin que se vean perjudicados.

    Para terminar, dejo una cita que suscribo al 100%:
    “El patriotismo es el último refugio de los canallas.” -- Samuel Johnson.

  2. “Espanyols? I tant! ho som més que els castellans!” (¿Españoles? ¡Y tanto! ¡Lo somos más que los castellanos!)
    Joan Maragall, escritor catalán y abuelo del ex-presidente de la Generalidad Catalana

    “Soy doblemente español, por vasco y por español”. -- Miguel de Unamuno

    “Nadie ama a su patria porque ella sea grande, sino porque es suya”. -- Séneca

    “El que no ama su patria no puede amar nada.” -- Lord Byron

    El hecho de que se declaren a favor de una consulta sólo en Cataluña que afectaría en gran medida a toda España da que pensar la poca preocupación que demuestran en cómo quedaríamos los demás españoles en una hipotética secesión de Cataluña. Si el deporte nada tiene que ver con el patriotismo, Alfredo, ¿Tú suprimirías todos los campeonatos entre selecciones nacionales?

    ¡Gracias por el comentario!

  3. Tom dice:

    Una pena lo de la Copa Davis.

  4. Ramón dice:

    Sergio Ramos: “Me gustaría que los jugadores tengan un compromiso con la selección igual que con su club”
    http://www.marca.com/2014/11/12/futbol/seleccion/1415804362.html

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe