Simeone 2020: Qué buen Señor para tan buenos vasallos

CompartirPasion: Simeone 2020

@javicanarion escribe sobre la renovación de Diego Pablo Simeone hasta 2020 con el Club Atlético de Madrid

El fichaje del héroe

El Atlético de Madrid ha realizado en plena temporada y fuera de mercado el fichaje estrella de la Liga Española para las próximas cinco temporadas. Y es que ninguna figura del fútbol español, sea futbolista técnico o incluso presidente (veremos el efecto Peter Lim en Valencia, y milagro de Juan Roig en Villarreal aparte) ha sido tan determinante en los últimos años como el Cholo Simeone lo ha sido para el Atlético de Madrid.

En diciembre de 2011 el Atlético vagabundeaba como alma en pena por la Primera División. Tras haber sido eliminado en una vergonzante eliminatoria frente al Albacete, y perder entre medias en Liga contra Betis y Español se llegó a un punto de no retorno que resultó ser una catarsis para los colchoneros. Gregorio Manzano dejó de ser entrenador del primer equipo en una crisis que casi se lleva por delante a José Luis Pérez Caminero, y que terminó con Diego Pablo Simeone al timón del navío rojiblanco. No era la opción deseada probablemente por una directiva que sondeó varias posibilidades y decidió tirar por la avenida del populismo al fichar a uno de los ídolos de los 90 en el Vicente Calderón.

Atlético de Madrid - Europa League 2012

@CompartirPasion

Simeone llegó a un equipo en el que ya no estaban Forlán, De Gea o el Kun Agüero pero donde podía alinear a tipos como Gabi, Arda Turan, Courtois, Diego, Asenjo, Tiago o Falcao. Desde el primer día sometió a sus jugadores a inyecciones de fe atlética, sesiones físicas y autoestima, moldeando un conjunto que consiguió ganar de forma brillante la Copa de la UEFA o Europa League ante el Athletic Club de Bilbao en Bucarest con un Radamel Falcao desencadenado y tras un fabuloso torneo de Adrián.

La afición celebró el título como no lo hacía… desde un par de años que lo ganó Quique Sánchez Flores al frente del equipo que siempre acababa en Agüero y Forlán. Los atléticos eran felices, pero no conscientes de lo que vendría en las siguientes tres temporadas.

El Atlético vuelve

Desde siempre, y siempre me refiero para aficionados al fútbol que ya somos puretas aunque no queramos reconocerlo, el Atlético de Madrid ha sido el tercer equipo de España. Supimos que al finalizar la Guerra Civil el Atlético Aviación fue imparable. También que durante muchos lustros compitió de igual a igual con el Barcelona como segundo equipo de la nación. Pero lo que nadie se atrevía a discutirle es la medalla de bronce del fútbol español… hasta la primera década del siglo XXI, donde voces se alzaron desde Sevilla, Valencia y Bilbao reclamando ese tercer puesto a base de títulos internacionales, nacionales, o temporadas en Primera División, según soplara el viento. Los aficionados colchoneros defendían su bronce como si de oro se tratase, con uñas y dientes, pero con argumentos que sonaban a pretérito, percibidas en color sepia, lo mismo que históricamente achacaron a las seis primeras Copas de Europa del Real Madrid.

Copa de Europa Atlético de Madrid

@CompartirPasion

El Atlético de Madrid necesitaba un cambio de rumbo y lo necesitaba ya mismo. Simeone fue el cambio de rumbo que consiguió devolver a la hinchada un orgullo que fue menoscabado en cada estadio de Segunda División y pisoteado y humillado en cada campo de Primera tras su vuelta del Infierno por las aficiones rivales, especialmente ensañadas en un equipo pobre en recursos y calidad acorde con su lustrosa historia. El Cholo lidió con una plantilla vejada, hundida y cuestionada, objeto de befa y mofa, algo que parecía chatarra inservible y resultó ser planchas de acero para barcos acorazados, que simplemente estaban mal ensambladas, o a las que con más exactitud les faltaban unos remaches especiales que él, el Mono Burgos, El Profe Ortega y todo su equipo técnico debieron facturar en el aeropuerto de Ezeiza.

En el segundo año de Diego Pablo Simeone el Atlético de Madrid arrebató en el Santiago Bernabéu en la final de la Copa del Rey el título a un eterno rival al que llevaban lustros sin vencer. El rival digno para el derbi madrileño se levantó de sus cenizas cuando más falta le hacía para lucir una Copa con especial sabor a venganza.

No satisfecho con ello, los hombres del Cholo Simeone ganaron una Liga absolutamente meritoria, la de mayor mérito que yo pueda recordar, en una lucha a brazo partido contra el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona, en un partido que era una inédita final de Liga en campo contrario, a base de agallas, valentía, pundonor, y lo diré sin más rodeos, a puros huevos. El Atleti levantó el título de Liga y estuvo a punto de hacer lo propio con la Copa de Europa, la novia que le fue esquiva hace tantas décadas y que de nuevo le hizo la cobra de la forma más dolorosa, tras una noche entera dando a entender que estaba ya en sus brazos, en el último momento se esfumó dejando a los atléticos un sentimiento encontrado, mezcla de orgullo y dolor.

Copa de Europa Atlético de Madrid

@CompartirPasion

Sólo unos tipos de los que no sorprendería saber que desayunan huevos duros, harían dominadas con pesos en los tobillos, y les encanta el olor a nápalm por las mañanas, serían capaces de reponerse de semejante catástrofe como la de Lisboa de una forma ejemplar. Compitiendo siempre, mirando al frente con el mantra del partido a partido incrustado en sus cerebros. En Cuartos de Final de la Copa de Europa frente al rival de siempre, y en pugna con el Valencia con la tercera plaza… y con el Real Madrid por la segunda. Un Real Madrid al que este año, tras el empate en 90 minutos de Lisboa, le ha tomado la medida y no ha perdido en los seis partidos disputados. Hay rival digno. Muy digno. Hay que tener cuidado con lo que se desea.

Simeone ha renovado, para regocijo de la parroquia atlética, y seguridad de sus futbolistas, que caminarán hasta 2020 con una confianza ciega en su jefe que consiguió voltear la queja amarga medieval de Castilla y España de toda la vida: Qué buenos vasallos son teniendo un buen Señor.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

One Response to Simeone 2020: Qué buen Señor para tan buenos vasallos

  1. […] de Ibelín decide quedarse en Jerusalén defendiendo la ciudad en condiciones precarias. Ayer el Cholo Simeone fue Balduino IV (Edward Norton) sin máscara plateada hasta el minuto 35, y Balián de Ibelín […]

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe