Vino de Toro CB Zamora, la ilusión de un pueblo

Portada

@jiNKampano nos cuenta la legendaria historia de un equipo humilde que estuvo a punto de subir a la liga ACB a mediados de la década de los 90.

El deporte tiene la capacidad de unir lo que ciencias como la política separa, incluyendo en su ADN la capacidad de generar ilusión en el ser humano. La ilusión, una esperanza que se anhela o persigue por conseguir algo. Porque la vida sin ilusiones carece de sentido, porque un hombre sin ilusión no es nada y porque un club de baloncesto impregnó de ilusión una pequeña capital de provincia a mediados de la década de los 90.

Millera

Me visto de John Sullivan en el filme ‘Frequency’ y una aurora boreal me teletransporta – dentro de mis recuerdos – catapultándome directamente a la temporada 1994/95 de la reciente liga EBA en la bella capital zamorana, para ponerme en contacto con los partícipes de aquella gesta, y de sus aficionados. Mi cometido no es cambiar el pasado – a diferencia de John en la película – sino recuperar el delirio de un pueblo en forma de quimera utópica en equipo de baloncesto que estuvo a punto de subir a la máxima categoría del baloncesto español; la ACB. Un ideal que se había estado forjando en los despachos del club zamorano y su vinculación con el CB Salamanca, simbiosis que terminó siendo el sueño de un pueblo. La románica Zamora – cuidad con afición histórica por el baloncesto – iba a ser conocida a nivel nacional por algo más que su catedral, la estatua de Viriato, sus murallas del siglo XI y XIII o su Palacio Episcopal del siglo XVIII, entre otros.

En 1994 se creó y se disputó la primera edición de la liga EBA (Liga Española de Baloncesto Amateur), liga que por aquél entonces empezaría a ocupar el segundo escalafón del baloncesto español tras la liga ACB. A lugareños y vecinos de la zona que se aficionaron al basket tras el estallido de ilusión provocado por el Vino de Toro CB Zamora de la temporada 94/95, hubo que explicarles que EBA era lo que en fútbol se conoce como Segunda División. Meses más tarde, aquellos vecinos fueron conscientes que el equipo de baloncesto de la pequeña capital estuvo a punto de conseguir la gesta de llevar al club del ‘Angel Nieto’ (Estadio del CB Zamora, en memoria del trece veces campeón del mundo de motociclismo) a lo más alto del baloncesto español. Por el estadio zamorano, pasaron grandes equipos como CB Coruña, Cantabria Balencesto, o el equipo que privara al cuadro zamorano de la gesta del ascenso, Gijón Baloncesto. Además, otros emblemáticos jugadores han militado en el CB Zamora a lo largo de su historia, y en la etapa más prolífera del club zamorano, en los años 90, como son Charles Jordan (Pivot ex NBA, Indiana Pacers), el malogrado e ídolo de la afición, el mítico y genial Ramón Ruíz (Escolta) o Juanjo Bernabé (Base, ex de CB Cáceres, Ourense Baloncesto y Baloncesto León)

Guardia

Isidro Álvarez, un trotamundos del baloncesto salmantino, aterrizó en Zamora en 1994 procedente del CB Salamanca, equipo recién creado y que militaba en la ACB con Luis Alonso como segundo entrenador. Junto al entrenador charro, llegaron jugadores de considerable talento, todos vinculados del CB Salamanca que dejaron de tener ficha ACB cuando el club charro estaba en la máxima categoría y pasaron a tener ficha EBA con el club zamorano. Desconocidos para la mayoría de vecinos de la capital, que luego forjarían grandes carreras profesionales. La mayoría de jugadores estaban a disposición y entrenaban con el ‘primer equipo’, entrenado por Pedro Martinez con Luis Casimiro de segundo.

Como el base Jordi Millera que, de CB Zamora pasó a ser reclutado por Manel Comas para el Taugres Vitoria a mitad de temporada y acabó siendo campeón de la Recopa de Europa con los vitorianos. O Salva Guardia, el pivot valenciano que ha sido protagonista de una amplia y exitosa carrera posterior en la Liga ACB militando en equipos del calibre de AGB Huesca, Baloncesto Fuenlabrada, Caja San Fernando, Bizkaia Bilbao Basket o CB Granada.

Militaban también en el conjunto zamorano el excelente pívot Juan Miñana, que en categoría junior militó en el Mayoral Maristas y Real Madrid, y posteriormente jugó en Unicaja, Badajoz, Taugres Vitoria, CB Gran Canaria, CB Marbella y el equipo portugues del Aveiro Esgueira, entre otros. Miñana, un pivot de 2,06 M, fue un jugador maltratado por las lesiones pero que en juveniles estuvo considerado por juego y estadísticas entre los 5 mejores pivots a nivel nacional.

Miñana

Otro excelente jugador que militó en el Zamora fue el jugador estadounidense Nate Johnston, natural de Alabama. 2,04 M y 98 KG dotado de una técnica superlativa. El ala-pivot de Birminghan fue drafteado en 1988 por Miami Heat en el puesto 59 de la tercera ronda del Draft. Formado en la Universidad de Tampa, ha sido un trotamundos del basket que ha militado en multitud de equipos y países como EEUU, España, Costa Rica o Portugal.

La plantilla la completaban exteriores como Mario Aguado (escolta que militó en Manresa en ACB e histórico jugador de la liga EBA), Álex Formento (Cantera del FC Barcelona y actual representante) o Iván Pérez (Alero alto, San Sebastián), además de Nuñez (Alero alto, canterano del CB Salamanca), Víctor López (Base), incluídos dos zamoranos como Jose Campano (ala-pivot) y Jesús Vicente, ‘Super’ (base) y los juniors del CB Zamora, Fuentes y Manolo Rodríguez.

El ‘Ángel Nieto’ que se quedó pequeño en numerosas ocasiones para ver al equipo zamorano, que militaba en el grupo Norte (uno de los cuatro grupos que conformaban la liga EBA), y que iba como un tiro en las primeras posiciones. Una afición volcada como no se recuerda observó atónita como su equipo salió victorioso en 20 de 26 partidos y terminar en una segunda posición que permitió disputar la fase de ascenso. Una ascenso que nunca llegó.

Johnston

Los zamoranos mermados con la sensible baja de Miñana en Navidad y su lesión de cruzado (invictos hasta la lesión del pivot) sumada la baja de Jordi Millera con su fichaje por el Taugres Vitoria, sucumbieron ante Llíria y Coruña (los dos equipos clasificados para las finales ‘a 8’ del grupo F de diciseisavos de final, compuesto por 6 equipos y en liguilla de 10 partidos), no siendo capaces de lograr una hazaña que habría sido única en detrimento de Gijón Baloncesto, equipo que lograría el ascenso a la máxima categoría del baloncesto español en las finales disputadas en la ciudad asturiana, donde los asturianos y CB Gran Canaria (subcampeón y campeón, respectivamente) lograron subir a la ACB en aquella final ‘a 8’ (cuadro a muerte súbita de un partido). Los zamoranos perdieron varios partidos clave en esa liguilla que a la postre le privaron del sueño. Uno fue contra Lliría pensando que Cup Coruña ganaba fácil a Pontevedra, y no fue así. El otro partido fue la derrota contra Tarragona en el ‘Ángel Nieto’ con Nate Johnston y Salva Guardia expulsados en la primera parte.

Los zamoranos realizaron una primera vuelta histórica a nivel nacional quedando invictos y perdiendo su primer partido en la segunda vuelta en Gijón de un punto, pero quedaron apeados en la liguilla de dieciseisavos previa a las finales (acabando segundos en liga regular, tras Gijón Baloncesto, en su grupo).

John Sullivan viajó al pasado para cambiarlo y recuperar a su padre fallecido en un incendio pero, en la realidad, el pasado no podemos cambiarlo. Las Leyendas las escribe el tiempo, los hombres, sus actos y quedan grabadas en la memoria de los humanidad y la historia. Quizá nunca hubiese ascendido, – por presupuesto económico – y, probablemente, sea lo de menos. En la memoria de los zamoranos quedará para siempre estampada la imagen de la ilusión por aquél grupo de jugadores que estuvieron a punto de lograr el ascenso a la ACB.

Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda’.
Gracias. Sígueme en twitter @jiNKampano y/o @CompartirPasion

@jiNKampano

Redactor de CompartirPasion. Nada ni nadie golpea más fuerte que la vida. Sígueme en Twitter: @jiNKampano

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestFlickrYouTube

2 Responses to Vino de Toro CB Zamora, la ilusión de un pueblo

  1. ISIDRO dice:

    Una preciosa parte de la historia de baloncesto en Zamora. Disfrutamos todos aunque la mala fortuna nos quitó el premio final, sin embargo vivimos un año inolvidable de baloncesto. Desear lo mejor a los que ahora siguen luchando por este deporte en Zamora y a su afición.

    • @jiNKampano dice:

      Gracias a ti por aportar tu grano de arena y ser partícipe de una de las mayores ilusiones que ha tenido una capital tan pequeña y modesta como es Zamora. El mundo del baloncesto te desea lo mejor. La afición no te olvida.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe