Las Palmas – Barcelona. El orgullo del equipo pequeño

CompartirPasion: Estadio de Gran Canaria

@javicanarion desea que cada habitante de Gran Canaria anime exclusivamente a la UD Las Palmas

Hay cierto tipo de aficionados que detesto. Hablemos claro. Esta no es una página para hacer amigos y hoy he visto una noticia en el periódico regional de La Provincia que me ha hecho reflexionar. En él, Paco Cabrera, al que recomiendo leer por su original estilo de redacción, daba los detalles de la visita del Fútbol Club Barcelona a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, que por cierto está inmersa en la recta final de los mejores Carnavales de España. El FC Barcelona, decía la noticia, dormiría en el hotel Iberia de la capital de Canarias, lejos del bullicio inmenso de galas y mascaritas que estos días inundan los aledaños del Puerto de La Luz y el Parque de Santa Catalina. Información realista, sin más aderezos que llamarle al hotel la guarida de Messi, con ese estilo tan marcado que utiliza Paco Cabrera en sus artículos.

Pero Paco no es el culpable de mi cabreo. Es una información que había que dar y ya está. Comencé a tener mal humor al pensar en los cientos o miles de personas que al conocer dónde se hospedará el Barcelona querrán acercarse al hotel a jalear a los jugadores azulgranas. O al aeropuerto de Gando Gran Canaria, el viernes cuando llegue la expedición azulgrana, creo que por la tarde, creo que más o menos a la misma hora que llegaré yo. Gente a la que dedicaré mi mayor mirada de desprecio (no a los niños, no al menos a los menores de 15 años), que estén en en la terminal de llegadas con cara de bobos esperando a que lleguen los jugadores… ¡de un equipo rival!

@CompartirPasion

@CompartirPasion

Cierto es que nunca he sentido lo que se dio en llamar el fenómeno fan. Nunca perseguí a ningún cantante ni futbolista famoso. Ni ya, a mis años, lo perseguiré. Lo más que voy a llegar a perseguir este fin de semana es a alguna chavala con disfraz sugerente en la Gran Cabalgata del Carnaval el sábado por la tarde, a la que luego volveré. Jamás vi a Messi ni a Neymar de cerca, Ni al Buitre, ni a Míchel, ni a Schuster, ni a Futre, ni a Stoichkov, ni a Hugo Sánchez, uno de mis ídolos. Ni fui a los aeropuertos a buscarles. Les vi en el estadio, cuando me lo podía permitir de pequeño, en muy contadas excepciones. Por tanto, parto de la base de mi desconocimiento total de lo que lleve a una persona a acercarse a un aeropuerto a recibir a unos jugadores, insisto, rivales, ni tampoco a jalearles a un hotel, donde desde mi opinión, si algo hay que hacer, es aprovechar el Carnaval y el ruido para que pasen una noche toledana antes del partido.

Me jode, y me joderá más cuando el sábado a las 3 de la tarde, las 4 en la Península, se vea una sola camiseta azulgrana (fuera de la zona de la afición visitante) en el Estadio de Gran Canaria. Con lo que ha costado devolver al equipo a la máxima categoría, por mucho que toda una generación de chicos de veinte años para abajo no hubiera visto nunca a la Unión Deportiva Las Palmas en primera división, toda la isla ha de remar en una misma dirección. No importa si en el equipo contrario juegan varios de los mejores jugadores del mundo. Como si Di Stéfano, Maradona, Cruyff, Zidane y Pelé reforzaran al Barcelona para este partido. La afición de Gran Canaria debe animar en el Gran Canaria al equipo de Gran Canaria, a la Unión Deportiva Las Palmas. Así de sencillo, así de simple, así de lógico. El equipo va a necesitar todas y cada una de nuestras gargantas y el color de las 32.000 camisetas del estadio porque el reto es descomunal. Tumbar a uno de los mejores equipos de siempre, hacerle probar el polvo de la isla, hacer que un nuevo equipo abandone de rodillas el estadio que vamos a conseguir convertir en el digno heredero de El Insular. Caminar con tres puntos más hacia la salvación que toda la afición nos merecemos, que tanto lo estamos sufriendo.

CompartirPasion: Afición UD Las Palmas

@CompartirPasion

Ser de un equipo modesto no debe ser sinónimo de tener complejo de inferioridad. Ahora mismo, todos los equipos son modestos comparados con Real Madrid y FC Barcelona. Para mí es de admirar cómo es la afición del Athletic Club. Más ahora después de ver a la UD Las Palmas jugar allí. Todos son del Athletic de Bilbao. Sin fisuras, sin dobleces, sin segundos ni terceros equipos. Athletic, Athletic, Athletic. Esos son los tres equipos más importantes para los bilbaínos. Son el equipo representativo de una tierra tan singular como la vasca, y llevan sus colores con el orgullo que se deposita como su txirimiri, calmo y constante, en sus corazones. Pues bien, la Unión Deportiva Las Palmas es el equipo representativo de una tierra tan singular como la canaria. Todo habitante de las otras seis islas canarias (siete incluyendo a los miles de seguidores amarillos en la isla rival) debe estar orgulloso del equipo de su tierra. De un color amarillo que nadie como la UD Las Palmas ha paseado tantas veces por Primera División y por Europa representando a España, a las Islas Canarias, a la provincia de Las Palmas, la isla de Gran Canaria, y a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Para nosotros, los que en algún momento hemos comenzado a amar a este sentimiento, nuestro equipo debería ser Las Palmas, Las Palmas, Las Palmas. Primer, segundo y tercer equipo de la afición. Frente a sus figuras, nuestros jugadores de cantera. Hagamos que las cámaras dejen de enfocarles para enfocarnos a nosotros en las gradas, disfrazados para la Cabalgata pero con los colores amarillos por bandera.

CompartirPasion: Cabalgata Carnaval Las Palmas

@CompartirPasion

Y es que tanto el partido como la Gran Cabalgata del Carnaval han sufrido variaciones de horarios. El partido se reprogramó a primera hora de la tarde, las 3 allí, y la Cabalgata arrancará a las 6 de la tarde, una hora más tarde de lo habitual, para dar tiempo a las mascaritas a bajar del estadio y ocupar su lugar en el recorrido, o tras las carrozas. Todos afónicos, tras dejarnos la garganta en el estadio, en los bares de toda la capital. Apoyando a nuestro equipo, sintiendo con orgullo nuestros colores. Algo que los padres deberían enseñar a los hijos, para que éstos puedan enseñarselo a los suyos en un futuro. Podemos envidiar del Barcelona sus títulos, sus trofeos. Pero hagamos que toda su afición sienta envidia de nuestro amor por los colores. Cantemos con rabia en el estadio. Jaleemos a los nuestros, animemos hasta el desmayo y llevémosles en volandas hacia el triunfo, que tanto necesitamos. Recuerdo de las 34 veces que el Barcelona pisó el Insular, sólo se llevó la victoria en 11 de ellas, por 19 triunfos amarillos, gracias al apoyo incondicional de la grada. Puede que nuestro equipo no sea grande. Convirtámoslo en grande. Pero empecemos por nosotros mismos. Ni una concesión al rival. Ni una camiseta azulgrana. Ni un gesto de admiración hacia ellos. Ni un segundo de pensar que podemos claudicar. Ser de un equipo modesto es un orgullo, particularmente para mí si ese equipo modesto es la Unión Deportiva Las Palmas.

Un abrazo a ellos, un beso a ellas, y nos vemos aquí o en los bares, o en twitter @javicanarion

@JaviCanarion

Me llamo Francisco Javier, o Javi, o Pichi, o Canarión, y vine a nacer entre los lejanos pero audibles gritos de recios alemanes e histéricos italianos mientras se jugaba la final del Mundial de España ’82, muy cerquita del Bernabéu. Por tanto, tuve el privilegio que me acompañará de por vida, el poder decir que el equipo de mis amores, España, me regalase otro 11 de julio por mi 28º aniversario la Copa del Mundo desde Johannesburgo. Los diamantes y los Mundiales, son para toda la vida. Por lo demás soy de querencia merengue, y no me gusta el dulce, pero con el corazón bombeando sangre azul y amarilla de mi equipillo representativo de las Islas Canarias, la Unión Deportiva Las Palmas. Siendo de letras estudié Ciencias, y sintiéndome grancanario aún trabajo en Madrid. Me gustan los deportes, verlos, practicarlos, y ahora, escribir sobre ellos. Me encanta el fútbol, y adoro la noche. Y estoy realmente ilusionado con este proyecto en el que me he embarcado, lo juro, sin pistolas en la cabeza ni monos apuntándome con ballestas. Sólo espero que os guste la página, os gusten los artículos, y perdonéis mi limitada capacidad para escribir. Abrazos a ellos, besos a ellas, y nos vemos por aquí o por los garitos.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInFlickrYouTube

2 Responses to Las Palmas – Barcelona. El orgullo del equipo pequeño

  1. Anónimo dice:

    Muy bue todo esto pero resurgio tu sentimiento merengue, es curioso que hables de aficionados que te molestan, de la afición del bilbao como de las mejores y que solo abraza a un equipo, en fin empezaste muy bien casi me tenias convencido pero tu descripción dice mas de ti de lo que crees. No puedes criticar al que es del barca y decir que tu eres madridista pero de corazón amarillo, es como lo del huevo frito esto, blanco por fuera… Bueno que hipocresía llamo a esto

    • Siempre me ha tirado el merengue, pero nunca jamás por encima del amarillo. Creo que se puede tener simpatía por más de un equipo, en mi caso el Real Betis, el Real Oviedo y el Real Madrid por ejemplo, son equipos a los que guardo cariño, pero sólo hay un equipo al que se ama incondicionalmente y esa es la UD Las Palmas. Y a fe que es así, pues casi me echan de un bar de Madrid al gritar como un loco el gol que hacía que la UD Las Palmas empatase el partido frente al Real Madrid la pasada temporada en el estadio Gran Canaria. O en cómo me levanté a las 8 de la mañana habiendo dormido una hora en medio de mis vacaciones en Chicago para ponerme la bufanda y la camiseta de la UD Las Palmas y animarla a miles de kilómetros en el partido de la primera vuelta en el Bernabéu, explicando a unos cuantos americanos qué es la UD Las Palmas y en qué consiste ese sentimiento. Simpatía es una cosa. Amor, como este que te acabo de explicar, es otra.

Deja un comentario

Close
Por favor, ¡ayúdanos a seguir!
Siguiéndonos en Facebook o Twitter nos animas a seguir. ¡Mil gracias!

Twitter

Facebook

Google+

Social PopUP by SumoMe